Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

El ganador de la Vuelta se va a Italia

Ángel Casero quería un equipo español, pero los equipos españoles no quieren a Ángel Casero. El ganador de la Vuelta, sin equipo al desaparecer el Festina, francés, correrá la próxima temporada en Italia. No se sabe dónde, pero el propio ciclista valenciano lo confirmó ayer: 'Todo está entre el Saeco y el Lampre'.

El caso de Casero se añade al de Roberto Heras, ocurrido el año pasado. Los dos últimos ganadores de la Vuelta, españoles, han decidido emigrar para encontrar un equipo que satisfaga sus exigencias económicas. Heras lo hizo además para que el estadounidense Lance Armstrong le enseñara a ser un hombre Tour en el US Postal.

Casero antepuso sus condiciones: la primera, cobrar un millón de euros (166 millones de pesetas); la segunda, que, a poder ser, fuera un equipo español el que se los pagara. Llegó a manejarse una posibilidad: el Kelme, el equipo de su tierra. El corredor se benefició de la mediación del presidente de la Comunidad Valenciana, Eduardo Zaplana. Pero su fichaje habría desestabilizado al equipo de Vicente Belda. Por varias razones. En el orden económico, por la descompensación que habría entre Casero y sus actuales líderes, Sevilla y Botero. Y también por los efectos del caso Eufemiano, una traba en la negociación.

Casero baraja ahora dos posibles destinos. El Lampre es uno, pero aún no se ha resuelto si renueva o no a Gilberto Simoni, el ganador del Giro, quien negoció con el Coast de Escartín y Zülle y ahora mira de nuevo al equipo italiano. Casero tiene más posibilidades con el Saeco, que necesita un corredor con muchos puntos UCI para ir el año próximo al Tour, esta vez ya sin Cipollini.

Rodríguez gana en Montjuïc

Mientras aclara su futuro, Casero apura sus últimos compromisos de la temporada. Ayer se celebró la última carrera de entidad del calendario español, la Subida a Montjuïc, donde el ganador de la Vuelta terminó el octavo.

La victoria correspondió a un corredor del lugar, Joaquín Rodríguez (ONCE-Eroski), un neoprofesional nacido en Parets del Vallés (Barcelona). Él fue el más regular. Ganó la prueba en línea, de 24 kilómetros, ayudado por su jefe, Joseba Beloki, que llegó el segundo. Y no necesitó ninguna ayuda para acabar el segundo en la cronoescalada, de 8,7 kilómetros, sólo a 2 segundos del vencedor del sector, Óscar Sevilla.

La ventaja del corredor catalán era precisamente su conocimiento del terreno. De hecho, ya había ganado en Montjuïc en su etapa de cadete y también el año pasado, en la categoría sub 23, en su última aparición como aficionado. Tras él se clasificaron Beloki y Sevilla. El último español en vencer en esta clásica fue, en 1990, Marino Lejarreta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de octubre de 2001