Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Carlos Cerda, escritor chileno

El escritor chileno Carlos Cerda, de 59 años, murió en la noche del pasado viernes a causa de una hemorragia interna derivada de un cáncer. Cerda, uno de los escritores chilenos más importantes de los noventa y que mejor retrató la pérdida de los ideales juveniles en la madurez, fue presentado la pasada semana como una de las figuras de la próxima Feria del Libro de Santiago -que se desarrollará entre el 23 de octubre y el 4 de noviembre en el Centro Cultural Estación Mapocho- y debía presentar el próximo día 27 su última obra, Escrito con L, una recopilación de cuentos inéditos con el destierro como nexo común. El escritor fallecido mostró al final de su vida su desencanto político después de ser un destacado militante comunista en los setenta.

Carlos Cerda nació en Santiago en 1942. Su adolescencia estuvo marcada por el colegio Instituto Nacional, el mismo donde estudió el presidente chileno, Ricardo Lagos, y donde fundó la Academia de Letras junto a su amigo y también escritor Antonio Skármeta.

Aunque se inscribió en la carrera de Filosofía en la Universidad de Chile, tuvo que abandonar el país después del golpe de Estado de 1973. Como exiliado político fue acogido por la extinta República Democrática Alemana (RDA), donde vivió 12 años y se doctoró en Literatura en la Universidad de Humboldt.

En 1985 regresó a Chile y trabajó con la compañía de teatro experimental Ictus, para la cual adaptó la novela de José Donoso Este Domingo. Posteriormente publicó Morir en Berlín, su novela más famosa, donde retrata la soledad del exilio en la ciudad alemana y que en 1999 fue editada en inglés. A ella le siguieron Una casa vacía y Sombras que caminan. Las tres obras han sido consideradas como una trilogía por los expertos.

Asimismo, Cerda publicó cuentos en las recopilaciones Por culpa de nadie y Primer tiempo. Su obra fue distinguida con el Premio Consejo Nacional del Libro y con el galardón del Círculo de Críticos de Arte. Formó parte del taller de Donoso, con quien le unía una gran amistad, fruto de la cual fue el libro de ensayos José Donoso, originales y metáforas.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de octubre de 2001