GENTE

ARTE BASURA O LA BASURA DEL ARTE

Un empleado de la limpieza barrió una instalación de arte de Damien Hirst convencido de que se trataba de pura y simple basura. En el suelo de la Galería Eyestorm de Londres, Emmanuel Asare tropezó con una pila de botellas de cerveza, tazas de café, ceniceros con restos de cigarrillos... y no se lo pensó dos veces. Recogió la basura. Una portavoz de la galería confirmó ayer el incidente, aunque aseguró que la pieza ha podido reinstalarse en su distribución original. 'Puede venir bien para fomentar el debate sobre qué es arte y qué no es arte, lo cual siempre es saludable', dijo. La reacción de Hirst, destacado exponente de la generación de Young British Artists, fue igualmente lógica. De acuerdo con la portavoz de la galería, el episodio le ha parecido 'histéricamente divertido'. La instalación en cuestión está en venta y podría cambiar de manos por millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS