Doce artistas exponen su visión de San Sebastián con obra gráfica

La galería donostiarra Arteko no ha querido perder la oportunidad de participar en la segunda edición de los Encuentros de Gráfica Okupgraf y ha organizado una exposición en la que doce artistas muestran su visión de San Sebastián a través de las distintas técnicas gráficas: el grabado, la litografía, la serigrafía y la xilografía.

'Cada autor ha trabajado la técnica gráfica con la que se siente más a gusto y ha plasmado la ciudad de San Sebastián mediante la misma', comenta la responsable de la galería, Cristina de la Fuente, ante una exposición en la que dominan las imágenes, más o menos abstractas, de la bahía y sus alrededores.

El artista Don Herbert abre la muestra Donostia en gráfica x 12 con una litografía a cuatro tintas dominada por el escudo de San Sebastián y con un fondo de masas abstractas. Esta pieza deja paso a otra obra litográfica, la de Raúl Urrutikoetxea, quien expone una especie de cuadro-mosaico con treinta imágenes de la capital guipuzcoana, fundamentalmente de sus playas. Las litografías de Dora Salazar, con un equilibrio entre las líneas marcadas y las masas informes, y de Eduardo Chillida Belzunce, cuyo trabajo traduce los enérgicos trazos del dibujo figurativo, participan también en la exposición.

Aguafuerte y aguatinta son las técnicas elegidas por Juan Luis Baroja Collet para presentar su abstracta visión de la capital guipuzcoana. Técnicas utilizadas también por Paco Aguilar en su Monumento a la Concha, un grabado en el que convierte la isla de Santa Clara en un seno femenino. Y de la Concha a los cubos del arquitecto Rafael Moneo, el tema seleccionado por Nori Ushijima y Ana Izura para sus grabados. José Belmonte opta por una visión un tanto alocada de la ciudad, en la que los edificios no ocupan su lugar real, al modo de los grabados antiguos.

Iconografía religiosa

Las serigrafías de Artola, cercanas en sensibilidad gráfica a la litografía, trasladan al visitante hasta el Peine del Viento y el monte Igueldo. Jabier Herrero expone también serigrafías, pero se sale de la temática general y se centra en la iconografía religiosa de San Sebastián. Son serigrafías a ocho tintas en las que las masas de tonos suaves rodean la figura dibujada del santo. Por último, Koldobika Jauregui se ha decantado, dado su trato habitual con la madera, por la xilografía. El artista ha introducido en los trabajos expuestos el color, que dulcifica la imagen tradicional del grabado en madera a base de blancos y negros contrastados.

La exposición, que se prolongará hasta el 25 de noviembre, viene acompañada por la edición de un catálogo donde aparecen algunas de las obras colgadas en la galería. Pero, además, la publicación tiene cierto carácter divulgativo, ya que explica al lector en qué consisten las diferentes técnicas gráficas, a la vez que recoge los términos más habituales en esta práctica artística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 13 de octubre de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50