Polaroid solicita la suspensión de pagos acosada por sus deudas

Polaroid, marca estadounidense famosa por las cámaras instantáneas, informó ayer de que ha solicitado la suspensión de pagos después de que sus acreedores se negaran a apoyar su elevadas deudas este verano. El anuncio no sorprendió a nadie -los graves problemas que arrastraba la empresa eran bien conocidos-, pero se desconoce cómo la maltrecha Polaroid se las arreglará para lograr su recuperación.

La empresa con sede en Cambridge (Massachusetts, EE UU) acumula una deuda de 1.000 millones de dólares (1.097 millones de euros) debido al auge de las cámaras digitales, más rápidas y de mayor calidad que las suyas, y su incapacidad para plantar cara a estos nuevos productos.

Polaroid vendió 13,1 millones de sus cámaras capaces de hacer fotos en segundos el año pasado, pero el negocio se siguió deteriorando por una política fallida de recorte de gastos.

Las acciones de la compañía, que en su día se encuentraba en el grupo de los 50 grandes valores de la Bolsa de Nueva York, no cotizan desde el martes pasado antes las especulaciones sobre su posible suspensión de pagos. Del total de su deuda, 600 millones de dólares (658 millones de euros) están en bonos y el resto pertenece a dos bancos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de octubre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50