Blair encabeza el apoyo a Washington de los aliados | Submarinos británicos participan en los ataques

Estados Unidos bombardea Afganistán

Submarinos, buques de guerra y bombarderos lanzan decenas de misiles sobre las ciudades afganas de Kabul, Kandahar y Jalalabad

El primer ataque de Estados Unidos en la guerra que ha declarado contra el terrorismo en todo el mundo se desató ayer a las 18.25 (hora peninsular española), 26 días después del atentado terrorista que causó más de 6.000 muertos en Nueva York y Washington. Superbombarderos B-2 y B-52, cazas de combate y misiles de crucero Tomahawk lanzados desde submarinos británicos y buques estadounidenses alcanzaron objetivos en la capital de Afganistán, Kabul, y en las ciudades de Kandahar y Jalalabad, al sureste del país, cerca de la frontera con Pakistán. El Pentágono informó de que los objetivos eran los sistemas de defensa antiaérea de los talibán, radares, centros de mando y los campos de entrenamiento de Al Qaeda, el grupo terrorista dirigido por el millonario saudí Osama Bin Laden, responsable de los atentados del 11 de septiembre. Tras el primer ataque, aviones de carga de EE UU lanzaron 37.000 raciones de alimentos sobre varias zonas de Afganistán.

Bin Laden: 'Juro que América no tendrá paz hasta que los ejércitos occidentales infieles se marchen'

Poco después de las primeras oleadas de misiles, la cadena de televisión panárabe Al Yasira, de Qatar, emitió un mensaje grabado en el que Bin Laden juró por Dios que 'Estados Unidos no tendrá seguridad hasta que Palestina no la tenga y hasta que todos los ejércitos occidentales infieles se marchen de las tierras santas'. El jefe de Al Qaeda celebró que los atentados terroristas 'hayan aterrorizado a América destruyendo, gracias a Dios, sus edificios más prestigiosos'. En el mensaje, Bin Laden empuña el micrófono frente a la cámara. Junto a él aparece su brazo derecho y cerebro del grupo terrorista, el médico egipcio Aymán Zawahiri. Los dos tenían cerca sus fusiles de asalto.

Estados Unidos informó a sus aliados de todo el mundo del comienzo de las represalias. El presidente del Gobierno, José María Aznar, que recibió el mensaje del vicepresidente norteamericano, Dick Cheney, dirigió anoche un mensaje en el que subrayó el respaldo a la acción militar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS