Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se escuda en Europa

Karanka dice que el gran objetivo del equipo, que hoy recibe al Athletic, es la Liga de Campeones

El objetivo del Madrid, que hoy (19.00, Teletaquilla) se enfrenta al Athletic en el estadio Bernabéu, es la Copa de Europa. Al menos, eso es lo que se desprende de las palabras de Karanka. El defensa internacional trató ayer de justificar la doble imagen del equipo en la Liga española y la de Campeones alegando que al club le hace más ilusión ser campeón europeo. 'El curso pasado ocurrió lo contrario. Como el presidente [Florentino Pérez] había dicho que quería la Liga, todos íbamos por la Liga y comenzamos muy bien. Ahora, después de haberla ganado, todo el mundo quiere volver a conquistar la Copa de Europa, de ahí el cambio de nivel'.

Respecto a las recientes críticas contra la retaguardia blanca, Karanka dijo que los malos resultados son un problema de todos y resaltó la dificultad de mantener una defensa estable con jugadores con claro talante ofensivo. 'La defensa es la línea que más problemas tiene porque muchas veces estamos sólo dos o tres jugadores atrás. A Salgado o Roberto Carlos no les vas a decir que se queden porque son jugadores que arriba también son necesarios.

Para el partido de esta tarde Vicente del Bosque ha tenido que confeccionar un conjunto de suplentes. Al técnico no le queda mucho donde elegir. Mientras que Figo, Roberto Carlos, McManaman, Makelele y Zidane están con sus respectivas selecciones, Helguera y Flavio siguen lesionados. Este nutrido parte de bajas lo completa Munitis, sancionado. Con tantas ausencias, Del Bosque ha mirado de nuevo a la cantera y convocado a cuatro jóvenes: Borja Fernández y Raúl Bravo, que repiten; Pavón y Valdo.

El equipo blanco jugará hoy con una alineación diferente. Karanka, como lateral izquierdo; en el medio campo, Celades y Guti, y Geremi y Solari repartiéndose las bandas. El ataque lo formarán Raúl y Morientes.

La excelente trayectoria del Athletic fuera de San Mamés -tres victorias en sus tres salidas- no parece preocupar excesivamente a Del Bosque, que ayer apeló a la profesionalidad de sus jugadores para salir del bache, que no crisis, según se preocupó de matizar, del Madrid: 'El buen profesional es aquél que no se esconde. Aquél que no sólo juega cuando va el partido dos o tres goles arriba. El que entiende que en los momentos críticos es cuando debe aparecer el futbolista y salir hacia adelante'.

La duda estará en si hoy el público del Bernabéu mantendrá o no esa calma que el técnico describe en el vestuario. Para evitar un posible linchamiento, Del Bosque salió en defensa de los jugadores a los que los aficionados culpan de las últimas derrotas, en especial de Iván Campo. 'No creo que en Las Palmas fuera el causante de la derrota. Teniendo en cuenta que no viene jugando habitualmente, tuvo una buena actuación, dentro de su rebeldía, sabiendo la situación en que está', afirmó.

'Con el orgullo herido'

Todo cambia en Bilbao. La euforia, aun dentro de la cautela, predominan en el Athletic. La típica contradicción cuando el rival tiene pedigrí y acuda a la cita 'con el orgullo herido', en expresión del técnico rojiblanco, Jupp Heynckes; repleto de bajas y en plena situación de crisis.No es habitual que el Athletic comparezca en el estadio Bernabéu en condiciones objetivas de superioridad: dobla al Madrid en el puesto clasificatorio (7º contra 14º) y en puntos (11 contra 5) y rebaja a la mitad los goles en contra (6 contra 12). Quizá por eso Alkorta argumenta que el problema del Madrid 'no serán ellos mismos, con calidad suficiente en toda la plantilla, sino el Athletic, que está en un buen momento de juego y puede aprovechar los espacios que siempre deja un equipo que intenta jugar al fútbol'.

Real Madrid: Casillas; Salgado, Hierro, Iván Campo, Karanka; Geremi, Celades, Guti, Solari; Raúl y Morientes.

Athletic: Lafuente; Larrainzar, Lacruz, Carlos García, Larrazabal; Urrutia, Óscar Vales; J. Etxeberria, Guerrero, Javi González; y Urzaiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001