Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"La Liga está siendo un calvario"

Jorge Valdano asume la crisis, pero garantiza que el Madrid no tomará medidas drásticas

El Real Madrid cuenta por derrotas sus visitas ligueras, se retuerce en el pozo de la clasificación (cinco puntos, a nueve del líder) y acumula ya 12 goles en contra, lo que le obliga a lucir el dudoso honor de ser el equipo más batido del campeonato. El miércoles, en Las Palmas (4-2), el conjunto blanco no sólo reprodujo la sucesión de problemas conocidos, sino que los agrandó.

Y todo con una alineación mediocre que chirriaba de sólo cantarla. Una alineación evitable, porque aunque no demasiados, había futbolistas de mejor gusto disponibles. El Insular, en suma, señaló a los jugadores, pero también al entrenador y al propio club, al que se le volvió a estrellar en la cara su particular política de fichajes. La situación es crítica. Pero los dirigentes, de momento, se mantienen firmes en su decisión de no tomar medidas. 'Nuestra manera de contribuir a superar la crisis es precisamente aportar serenidad', afirmó ayer Jorge Valdano, el director general del Madrid, minutos antes de viajar de vuelta junto al equipo rumbo a Madrid. 'A Del Bosque no hace falta decirle que su puesto no peligra, lo sabe'.

Valdano no niega la realidad -'la Liga se nos está convirtiendo en un calvario'-, pero por sus palabras se desprende que el club prefiere tomar la vía del estímulo a la de los reproches: 'Se van a hacer diagnósticos alarmistas, porque francamente hay un contraste entre las expectativas y la realidad. Hace un mes, para el Madrid ser campeón era una obligación y ahora se ha convertido en un acto de heroísmo. Pero bueno, tenemos un grupo de gente, de futbolistas, de mucha personalidad que están acostumbrados a los grandes desafíos. Pues si se trata de desafíos, si les gustan, ahí tienen uno'.

Más allá de si los males están localizados o no, Valdano señala hacia las posibles soluciones: 'Lo que tiene que hacer el Madrid es no mirar la tabla, sino solamente el próximo partido. Dentro de seis meses, ya miraremos la tabla. Porque además, si la miramos ahora nos pondremos ansiosos y trataremos de ganar sin respetar los tiempos naturales del fútbol, buscando el gol a la desesperada en los primeros minutos y desordenándonos'.

El problema es que, hasta ahora, en el Madrid no sólo se han detectado errores relacionados con la angustia. En Las Palmas, por ejemplo, dio la sensación de que la plantilla está llena de futbolistas mediocres. 'La angustia que producen los malos resultados nos hacen ver las cosas y a los jugadores peor de lo que son, igual que a todos se les da dos puntos más de lo real cuando se queda campeón. Por eso, ahora nos vamos a abstraer de todo lo que rodea al Real Madrid. El grupo es maduro para afrontar la situación con actitud al máximo nivel. Y está claro que tampoco podemos pretender irnos de rositas de una situación así. Así que hay que afrontar la crisis con realismo, profesionalidad y entereza'.

Lo que Valdano rechaza categóricamente es que la realidad del Madrid confirme lo desacertada que fue en verano su política de fichajes: 'No le hemos quitado ningún jugador al equipo que salió campeón el curso pasado. Así que ésa no puede ser la razón'.

Con aparente tranquilidad y adjudicando a cuestiones relacionadas con el azar y el cansancio la responsabilidad de los malos resultados, Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, compareció ayer ante los medios para pedirle a la afición paciencia hacia el equipo. 'Que nadie se equivoque', dijo; 'en el Madrid estamos tranquilos, aunque somos conscientes de que no hemos empezado bien en el campeonato. Eso nadie lo duda, pero todo ha sido un cúmulo de fatalidades y mala suerte que pronto se acabarán y todo volverá a la normalidad. En la Champions hemos disputado tres partidos y los hemos ganado, e incluso hemos jugado bien. Es muy difícil al principio de temporada mantener ese mismo ritmo en las dos competiciones. Además esta temporada vamos a jugar prácticamente todos los miércoles y domingos'.

El club, por tanto, mantiene la calma. Se resiste a la toma de las decisiones drásticas. En todo caso, el Madrid necesita un remedio urgente a su crisis, una situación que le tiene clavado en los lugares más bajos de la tabla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de octubre de 2001