Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en Inglaterra por una juerga de McManaman

Una de dos, o a Steve McManaman no le afecta la crisis del Real Madrid o le afecta tanto que necesita ahogar sus penas en alcohol. El habilidoso extremo izquierda inglés estuvo bebiendo hasta muy entrada la noche el pasado martes en un bar de Liverpool, 24 horas antes del desastre del Madrid en Las Palmas y tres días después de que la retórica hundiera al equipo blanco en su propio estadio ante el modesto Valladolid.

Las copas no le van a costar el puesto a McManaman en la selección inglesa porque no lo tiene. El madridista ya a iba ser suplente en el decisivo partido que Inglaterra juega hoy frente a Grecia en Manchester, en el que un triunfo llevará a los ingleses al Mundial asiático tras su histórica victoria en Múnich (1-5).

Según reveló ayer el diario sensacionalista Daily Express, Steve McManaman y su antiguo compañero del Liverpool e íntimo amigo Robbie Fowler fueron vistos de madrugada en el bar Living Room de la norteña y obrera ciudad que vio nacer a los Beatles.

Ese mismo martes, una de las nuevas jóvenes figuras de Inglaterra, el centrocampista Steven Gerrard, también del Liverpool, estaba a las dos de la madrugada en otro bar, en la zona de Southport, tomando combinados de vodka con unos amigos. Gerrard, que marcó un impresionante gol en Múnich con un gran zapatazo desde fuera del área, se ha disculpado ante el entrenador de la selección, el sueco Sven -Goran Ericsson, conocido como Míster Hielo.

El frío Ericsson ha restado importancia a los deslices alcohólicos de sus chicos. 'Son pequeñas cosas', ha dicho, 'lo importante es cómo lo hacen en el terreno de juego'. Y, en consecuencia con la pequeñez de la falta, ha decidido mantener a Garrard y a Fowler en el equipo titular ante Grecia.

Agravios

La decisión del sueco ha levantado polvareda. La prensa le acusa de aplicar un doble rasero porque, hace unos días, apartó del equipo a Frank Lampard porque protagonizó un incidente el pasado día 11 de septiembre cuando estaba tomando unas copas con otros compañeros en un hotel de Heathrow y fueron recriminados por un grupo de norteamericanos muy afectados por la tragedia que había ocurrido ese día en su país.'¿Es más grave tomarse unas copas después de entrenar con el Chelsea que horas antes de jugar con Inglaterra?', se preguntó, irónico, el jefe de Deportes del Daily Express, Martín Samuel. Y él mismo se dio la respuesta: 'No, pero es más grave apartar del equipo a Gerrard que a Lampard'. Míster Hielo no es de piedra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001