El 59% de los detenidos en Barcelona son inmigrantes

El 59% de los detenidos por la policía en la ciudad de Barcelona en lo que va de año son inmigrantes y la cifra alcanza el 72% en Ciutat Vella. En este distrito la población inmigrante representa el 20 % del total, mientras que en el conjunto de la ciudad es del 6,1%. Las cifras las expuso ayer el jefe superior de Policía de Cataluña, Miguel Ángel Fernández Rancaño, quien aseguró que los delitos cometidos siguen disminuyendo en cifras globales, aunque hayan aumentado un 2% los robos con violencia y en automóviles, y los hurtos.

El jefe superior aseguró también en el discurso que pronunció ayer, con motivo del día del patrón del cuerpo, que ese pequeño aumento hay que atribuirlo a unos 400 delincuentes multirreincidentes de Barcelona y su área metropolitana que acumulan centenares de detenciones. Para combatir esta realidad, el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, envió hace meses una circular para que se endureciera la posición de los fiscales en el juzgado de guardia. Como consecuencia de eso se han decretado más ingresos en prisión, que en el caso de los robos con intimidación o en domicilio llegan al 77%.

Sobre los delitos cometidos por menores, principalmente inmigrantes, Fernández Rancaño aseguró que 'no existen ni las leyes ni los medios adecuados' y criticó la 'escasa colaboración de sus países de origen' para solucionar la situación. Julia García-Valdecasas, delegada del Gobierno en Cataluña, también intervino en el mismo acto, celebrado en el Liceo, y censuró 'la campaña inmerecida de descrédito' llevada a cabo por 'algún grupo' en los últimos meses, en referencia al movimiento okupa y otros colectivos alternativos. Estas críticas, añadió, no deben importar al cuerpo porque 'debe tener la satisfacción del deber cumplido y la consideración de la sociedad en su conjunto'.

Falta de agentes en Cornellà

Por otra parte, el Ayuntamiento de Cornellà (Baix Llobregat) aprobó ayer una moción en la que se califica de 'insostenible' la falta de policías. La comisaría de esta ciudad, que también tiene asignadas las poblaciones de Esplugues de Llobregat y Sant Just Desvern -en total, unos 150.000 habitantes- , sólo dispone de un coche patrulla por las noches y los fines de semana. Entre semana, las tres patrullas que circulan también son insuficientes, informa Dulce Valero.

El texto aprobado recuerda que mientras llegan los Mossos d'Esquadra al área metropolitana el ministerio ha dejado de cubrir las vacantes del Cuerpo Nacional de Policía, que cada vez tiene menos agentes y recursos. El Ayuntamiento asegura que eso ha provocado un repunte de los delitos y un aumento de la sensación de inseguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción