Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense sabía desde 1998 que algunos docentes incumplían la dedicación exclusiva y no los sancionó

La Universidad Complutense conocía, desde 1998, que algunos profesores de la facultad de Derecho tenían dedicación exclusiva y cobraban, además, por otro trabajo. Un grupo de docentes de este centro así se lo comunicó por escrito en al menos siete ocasiones al rector, Rafael Puyol, al vicerrector de Ordenación Académica o a la Inspección de Servicios entre el 13 de diciembre de 1998 y 19 de enero de 2001. El pasado 14 de mayo estos mismos profesores se dirigieron por escrito al ex consejero de Educación, Gustavo Villapalos, para ponerle al corriente del 'reiterado incumplimiento del régimen de incompatibilidades que trasciende la legalidad y perjudica el normal funcionamiento y el régimen de igualdad'. En los escritos, según uno de los denunciantes, ya se mencionaba a una de las profesoras que ha sido descubierta ahora: María Ángeles Rubia Villar, profesora de Filosofía del Derecho y esposa de José Iturmendi Morales, decano de la facultad.

El director de Comunicación de la Complutense, Gonzalo Ugidos, aseguró ayer que en 1999 la universidad detectó a un grupo de 'más de diez' profesores que no cumplían su régimen de exclusividad, aunque no precisó si Rubia se encontraba entre ellos o no. Ugidos dijo que no se abrió expediente a ninguno aunque sí se les comunicó por escrito que debían elegir entre la exclusividad o dar clase en otro centro.

Igualmente, precisó el director de Comunicación, se explicó a los centros adscritos a la Complutense que al contratar a personal de la universidad velaran para que éste no tuviera dedicación permanente. 'En cuanto tuvimos conocimiento de estos hechos se corrigieron. Pero esto no es una caza de brujas, ni pretendemos ir contra nadie en concreto. Aunque no hubo sanción, sí que hay una vocación clara y enérgica para que se arregle el problema', afirmó Ugidos.

Por otra parte la cadena SER aseguró ayer que José Pérez de Vargas, vicerrector de Ordenación Académica en la Universidad Rey Juan Carlos entre 1996 y junio de 2000, también compatibilizó su cargo, para el que tenía dedicación plena, con clases en el centro adscrito a la Complutense Cardenal Cisneros. El actual vicerrector, Ángel Gil, calificó de 'chocante' que la persona encargada de velar por que estos hechos no se produzcan cometiera la irregularidad. 'Nunca nos informó, ni nos pidió rebajar su dedicación', dijo. Pérez de Vargas, al que se le ha abierto expediente informativo, procede de la Complutense, donde es catedrático de Derecho Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2001