Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPACTO EN LOS MERCADOS

'¿A quién le apetece viajar? '

Temor a que haya un conflicto bélico a escala internacional, fuertes medidas de seguridad en los aeropuertos, miedo a volar después de los atentados suicidas de EE UU. Los ánimos de los españoles a la hora de programar sus vacaciones han decaído bastante después de lo ocurrido en Nueva York y Washington.

'¿A quién le va a apetecer ahora viajar? Todo son molestias, es un engorro llegar al aeropuerto y soportar todas las medidas de seguridad', comenta una mujer en el aeropuerto de Barajas antes de salir de viaje hacia París.

La Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía han extremado la vigilancia en los aeropuertos españoles tras los atentados. 'Queremos dar tranquilidad a los viajeros para que no tengan miedo a tomar un avión', aseguran fuentes policiales.

Según las mismas fuentes, el número de agentes ha aumentado en algunas zonas, como los arcos de seguridad, las zonas estériles -que van del control de seguridad a la zona de embarque-, la parte de revisión y de control de equipaje ha sido reforzada y también el número de efectivos con perros para detectar explosivos. Además, papeleras y macetas han sido retiradas para evitar la colocación de bombas.

'La cancelación de vuelos y el que la gente esté menos animada a hacer turismo ha reducido las ventas', comenta el empleado de uno de los restaurantes del aeropuerto. Otro de los negocios afectados han sido las tiendas que pertenecen a la empresa Aldeasa y que se encuentran al pasar los controles de identificación. 'Está claro que hay menos clientes, pero todavía es muy pronto para saber y cuantificar cómo nos ha afectado la crisis', afirman fuentes de Aldeasa. Además, según fuentes del aeropuerto de Barajas, tanto las tiendas de Aldeasa como los restaurantes y bares de la zona de embarque han recibido órdenes de retirar todos los objetos 'susceptibles de convertirse en un arma'. 'Desde espadas toledanas, navajas o abrecartas, hasta la cubertería de metal de los restaurantes, que ha sido sustituida por cuchillos y tenedores de plástico', afirman fuentes de Barajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de septiembre de 2001