Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plácido Domingo emociona en la 'gala Verdi' del Metropolitan de Nueva York

La tragedia protagoniza el comienzo de temporada

Todo parecía normal: las joyas, los esmoquin, los trajes largos y los asientos de terciopelo rojo, hasta que apareció en escena el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, y recordó la trágica muerte de uno de los bomberos que pereció en los atentados de las Torres Gemelas. La gala Verdi, con la que el Metropolitan inició su temporada de ópera, no consiguió aislarse de la tristeza en la que sigue viviendo la ciudad. Sólo Plácido Domingo consiguió poner a la sala en pie en su interpretación del tercer acto de Otello.

Giuliani fue acogido con vítores y aplausos. Acompañado por el director del Metropolitan, Joseph Volpe, recordó la vida del bombero, su viuda, sus huérfanos, y honró la memoria de todos los desaparecidos. 'No conseguirán debilitarnos', dijo Giuliani. Volpe anunció que la gala especial celebrada el sábado para ayudar a las víctimas había conseguido recaudar dos millones y medio de dólares (unos 500 millones de pesetas). Y sonó el himno nacional, como al inicio de cada temporada.

El tributo a Verdi en el centenario de su muerte incluyó tres actos de sus óperas más famosas: Un ballo in maschera, Otello y Rigoletto, bajo la batuta del director James Levine. La temporada cerrará el próximo mes de mayo con otra obra de un compositor italiano, Tosca, de Puccini.

Los atentados obligaron a algunos cambios en el programa. Roberto Alagna y Angela Gheorghiu, la pareja de cantantes que debía compartir cartel en La bohème el próximo mes, anunció que no quería volar a Nueva York. Alagna también iba a aparecer en la gala de apertura, cantando el papel del duque de Mantua en el tercer acto de Rigoletto, pero fue sustituido por Roberto Arónica, que se llevó aplausos entusiasmados al entonar La donna é mobile.

Pero el único que consiguió poner a la sala en pie fue Plácido Domingo, que interpretó el tercer acto de Otello. El tenor español tiene dos papeles estelares para esta temporada: en Idomeneo, de Mozart, y en el estreno de Sly, de Ermanno Wolf-Ferrari, en una producción de la Ópera de Washington, de la que Domingo es el director musical. Éste es ya su trigesimotercer año consecutivo actuando en el Metropolitan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001