Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal Vargas afirma que su traslado fue una sanción encubierta

El fiscal del Tribunal Supremo Bartolomé Vargas ha denunciado ante el Consejo Fiscal que su traslado forzoso a otra sección fue 'un reproche o sanción encubierta y un relevo al margen de las vía legales', vinculado a su postura favorable a que el ministro Josep Piqué declarase como imputado en el caso Ercros.

Vargas considera su traslado 'nulo de pleno derecho', 'arbitrario' y acordado con 'modos inquisitivos propios de los Tribunales de Honor, prohibidos por el artículo 26 de la Constitución'. Aunque el decreto de traslado va firmado por el Teniente Fiscal, José María Luzón, el fiscal Vargas señala al fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, como 'el jefe directo' cuyas facultades son 'indelegables'.

Vargas asegura que el decreto de traslado de Luzón 'excede con mucho de las llamadas cuestiones de personal' y recuerda que 'los 10 fiscales de la Sección que han votado mis propuestas se verían en la misma tesitura' en que él se encuentra, de seguirse el 'peligroso criterio' de trasladar a los que tengan alguna discrepancia con su fiscal jefe.

En días pasados, los fiscales de su antigua sección aprobaron por unanimidad que no había motivos para el traslado de Vargas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001