Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renovación del Constitucional enfrenta también a la izquierda

El Parlament debate hoy la presencia catalana en el Alto Tribunal

La renovación del Tribunal Constitucional ha enfrentado primero a PP y CiU y ahora enfrenta también a los partidos de la izquierda catalana. Socialistas y republicanos criticaron ayer la proposición presentada por el diputado de Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V), Rafael Ribó, para que el Parlament apoye al Gobierno de Pujol en la negociación de la representación catalana en el tribunal. Tanto PSC como ERC se niegan a apoyar a CiU una vez fracasada la negociación mantenida con el PP sobre esta cuestión.

Ribó presentó una proposición cuyo contenido ha sido calificado por los republicanos y los socialistas como un cheque en blanco en apoyo a CiU. Un cheque en blanco que ellos no están dispuestos a firmar. Lo que Ribó pide es que el Parlament 'apoye al Gobierno de la Generalitat para que negocie la presencia autonómica catalana en la futura composición del Tribunal Constitucional'.

Esta proposición será votada hoy en una comisión del Parlament, en una convocatoria de urgencia. Pero socialistas y republicanos ya han adelantado que no la votarán y han presentado sendas enmiendas que, de ser aceptadas, la reconvertirían en una propuesta alejada de la renovación del Tribunal Constitucional que se está negociando en la actualidad.

Las enmiendas proponen que se modifique la ley del tribunal de forma que su composición refleje el carácter plurinacional de España y su organización en comunidades autónomas. También proponen que esta intervención de las comunidades autónomas en la renovación de los magistrados de este tribunal se realice a través del Senado.

El diputado de ERC Joan Ridao ha advertido de que no apoyará la propuesta presentada por Ribó en su redacción inicial porque eso equivaldría a convertirse en 'coartada estética' de CiU después de que la coalición dirigida por Pujol 'haya fracasado en su negociación partidista con el PP' para la provisión de las vacantes del Tribunal Constitucional.

Los candidatos propuestos por CiU para cubrir la vacante del magistrado Carles Viver Pi-Sunyer en el tribunal han sido rechazados por el PP. Pujol ha intentado disimular el desaire atribuyendo la responsabilidad de este rechazo tanto al PP como al PSOE.

En las anteriores renovaciones del Tribunal Constitucional, CiU había conseguido siempre que el partido del Gobierno, que a la sazón era el PSOE, accediera a colocar a sus candidatos. Esta práctica se ha roto ahora, de momento, porque los candidatos propuestos por CiU han sido rechazados por el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001