Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Choque de civilizaciones? 1

Blair y Schröder, príncipes de la tercera vía, aprovecharon sus respectivas condenas al ataque terrorista que asoló Estados Unidos anteayer para airear los preceptos del 'intervencionismo humanitario', que, como hemos visto, tiene mucho de lo primero y bastante poco de lo segundo. En sus comienzos, esta doctrina bebió de fuentes teóricas tan dudosamente científicas como el choque de civilizaciones, de Samuel Huntington, que está viviendo en estas horas una inmerecida rehabilitación. Huntington, que en su día fue un ferviente defensor de la participación norteamericana en Vietnam, e incluso asesor de la Casa Blanca durante aquella guerra, publicó a principio de los noventa un artículo y luego un libro con el título de su principal tesis, El choque de las civilizaciones. Su análisis pretende demostrar que los conflictos que desgarran al mundo actual empiezan a ser culturales, y ya no tanto económicos o políticos, y para ello, a grandes rasgos, invoca la hipotética lucha de valores entre las distintas civilizaciones o culturas en que se divide el mundo, muy crucialmente entre nuestra acomodada civilización occidental y la tradición islámica. De ahí la importancia de Huntington hoy: este académico de la guerra fría ha conseguido articular de la manera más formal y flexible una tendencia presente desde la primera crisis del petróleo, y particularmente de moda a finales de los años ochenta: la equiparación del mundo árabe con el imperio del mal.

Pero volviendo a los atentados, las imágenes del ataque sobre Manhattan demuestran, a pesar de la euforia desatada por los ideólogos de la globalización en los últimos años, que la aldea global está sumida en cruentos conflictos que nada tienen de virtuales. Estos conflictos son históricos (y no nuevos), son económicos y políticos (y no culturales), y aun después del 11 de septiembre quedan mejor representados por las fotos de Sebastião Salgado, por ejemplo, que por las imágenes que la CNN exportó anteayer a todo el mundo. La nueva guerra del siglo XXI seguirá siendo la vieja lucha contra la desigualdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de septiembre de 2001