Muestras de ADN en el muelle 94

Los familiares de los desaparecidos colaboran para identificar los restos humanos hallados entre los escombros

Recortados sobre un fondo de nubes de polvo, una legión de agentes de Bolsa y banqueros regresa a pie a sus puestos de trabajo por primera vez desde el martes. La noticia del día ha sido la apertura de Wall Street. Pero todo ha cambiado en el curso de una semana.

El humo que todavía oscurece el sur de la isla de Manhattan es un constante recordatorio. A pocos metros de la Bolsa de Nueva York, los bomberos y los equipos de rescate siguen moviendo toneladas de escombros, hurgando entre cascotes y polvo en busca de lo queda de las víctimas de los ataques.

Lo que falta aquí son novedades: desde el miércoles, el día siguiente a los atentados de las Torres Gemelas, no se ha encontrado un solo superviviente. Hasta el momento, se ha confirmado la muerte de casi 200 personas, otras 6.000 han sido atendidas en varios hospitales en Nueva York y Nueva Jersey y unas 5.000 continúan desaparecidas.

'Esto va a durar entre dos y tres meses, pero mientras haya esperanzas volcaremos todos los recursos necesarios'

Más información

En el epicentro de la tragedia, mientras el nivel de adrenalina desciende, el ritmo de aceleradas carreras de los últimos días ha sido reemplazado por una operación más sistemática. Hileras de camiones de carga transportan pausadamente toneladas de cascotes desde el epicentro del desastre, por los túneles Brooklyn-Battery (cerrado al tráfico normal) y Verrazano-Narrows, hasta el vertedero de Fresh Kills, en la isla Staten, donde se están amontonando los restos del mayor centro financiero del mundo. Unas 10.000 toneladas han sido movidas, lo que significa una pequeña porción del total.

'Esto va a durar entre dos y tres meses', dice Ted Monette, portavoz de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (Federal Emergency Management Agency, FEMA). 'Es un proceso muy metódico que tiene en consideración la realidad de la debilidad de las infraestructuras'.

De acuerdo con la FEMA, ocho unidades, de un total de 28, están rotándose en las labores de rescate. Asimismo, en el área hay varios dispositivos médicos, de comunicaciones, de ingenieros y de expertos en medio ambiente y en estructuras. En total, 3.000 empleados federales están trabajando en el lugar, además de miles de bomberos, policías, expertos y empleados de otras agencias, bajo la dirección de la alcaldía, apoyados por perros. Se han traído equipos desde Florida, Utah, Tejas y Nuevo México.

'Mientras haya esperanzas estaremos volcando todos los recursos necesarios', añade Monette. 'No queremos apresurarnos'.

Entretanto, en el hospital Bellevue, en la Primera Avenida, el número de familias y amigos de las víctimas se ha reducido sensiblemente. Quedan como testimonio de su presencia decenas de fotografías de sus muertos y desaparecidos. Retratos como el de Abe Zelmanowitz, quien se había salvado y avisado a su familia de que se encontraba bien, sólo para darse la vuelta con intención de ayudar a un parapléjico y ser aplastado por el peso de una de las Torres Gemelas.

Durante el fin de semana se han celebrado diversos servicios religiosos en memoria de las víctimas, incluidos cientos de bomberos y policías muertos.

'Aunque quizás se haya salvado uno o dos, muchos familiares han aceptado ya que los desaparecidos están probablemente muertos', dice Alan Horowitz, cámara de Fox News. Horowitz ha perdido a su mejor amigo entre las ruinas del World Trade Center. 'Si la persona está dispuesta a seguir teniendo esperanzas, estamos para darle apoyo. Pero si ha aceptado la pérdida, tratamos de consolarlo y ayudarle a superarlo', dice una empleada de la Cruz Roja.

Tampoco en el muelle 94, situado a orillas del río Hudson, hay muchos familiares. Aquí, las autoridades federales prestan servicios a los allegados de las víctimas. Una de sus principales tareas es recoger muestras de ADN de los desaparecidos con el fin de identificar los restos humanos encontrados.

'Las muestras de ADN son nuestra mejor oportunidad de ayudar a las familias a encontrar a sus seres queridos', dice el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. 'Recomiendo encarecidamente a cualquiera que haya perdido a un familiar que participe en este proceso'. Se ha solicitado cualquier efecto personal que pueda ofrecer una pista genética: cepillos de dientes, peines, maquinillas eléctricas, ropa sucia, vasos usados, chicle...

El muelle 94 es el lugar de donde sale el tradicional maratón de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de septiembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50