El Barça se la juega sin Saviola

Rexach prescinde de nuevo del argentino y repite ante el Fenerbahce el equipo de Pamplona

Estambul, en la otra punta del Mediterráneo, volverá hoy (20.45, TVE-1) a juzgar la calidad europea del Barcelona. Los azulgrana cayeron hace un año (3-0) ante el modesto Besiktas en la zona europea y hoy buscarán su segunda oportunidad ante el Fenerbahce al otro lado del Bósforo, en el área asiática. Fue precisamente en esta ciudad a las puertas de Oriente donde se desmoronó con estrépito toda la euforia desatada en la era post-Van Gaal y donde se percibió que su sucesor, Llorenç Serra Ferrer, no escaparía de la misma pesadilla. El Barça se reencontrará, pues, con todos esos fantasmas, pero agigantados tras su raquítica actuación en Pamplona. No tiene la misma impresión, sin embargo, el cuerpo técnico, que, lejos de realizar autocrítica alguna, se siente tan encantado que repetirá el equipo de El Sadar. Saviola, el fichaje estrella, se volverá a quedar en el banquillo.

Más información
Liga de Campeones:: Siga la jornada en As.com

El Camp Nou creía conocer a Carles Rexach, pero el entrenador no hace más que provocar sobresaltos. Teórico abanderado del juego ofensivo, dejó estupefacto a todo el mundo en El Sadar cuando, con Rivaldo y Overmars lesionados, prefirió renunciar al pibito y jugar con Kluivert como único delantero. Y el asombro creció cuando, en el tramo final del partido, dio entrada al argentino, pero a costa del holandés, mientras sus dos otros cambios eran de corte defensivo. El Barça se arrastró por el césped, pero sus técnicos vieron otro encuentro.

Sólo cambios tácticos

'¿Va a hacer cambios en el equipo?', se planteó ayer por la tarde a Rexach en la atestada sala de prensa del Fenerbhace. La pregunta del millón parecía que iba a quedarse sin respuesta, pero él, oculto tras una batería de cámaras, alzó la voz y afirmó: 'Algunos tácticos, pero no daré pistas. De entrada, saldrá el equipo del sábado'.

Un espeso silencio y un desconcierto mayúsculo. O Rexach no quiere a Saviola -es cierto que en su día dijo que su contratación no era prioritaria- o ha apostado ya decididamente por un estilo más defensivo. No se trata de cargar al argentino con la etiqueta de salvador porque queda la duda del grado de responsabilidad que se le puede exigir a un joven de 19 años que acaba de cambiar de país y de perder a su padre. Pero algo tampoco cuadra: Saviola ha pasado en un mes de ser un ídolo que parecía destinado a competir con Rivaldo a ser un suplente a quien los técnicos equiparan a Alfonso, al que querían traspasar al Atlético. 'Yo he hablado con el chico y está tranquilo y satisfecho. Es un partido muy agresivo y ya le he dicho que jugará el sábado ante el Tenerife', matizó Rexach.

El gran beneficiado de esta apuesta es Luis Enrique, que se ha movido por el campo como una peonza desde que empezó la temporada. En Cracovia, ante el Wisla, desplazó a Cocu, siempre indiscutible, en el puesto de interior izquierdo. En Sevilla, en el debú de la Liga, jugó de lateral derecho. Ante el Rayo, de interior derecho. Y en Pamplona estuvo en la banda izquierda. Hoy, posiblemente, jugará en la media punta, donde Kluivert rinde mejor. 'No tenemos que meternos en las decisiones de los técnicos. En el Barça he jugado de todo y a mí me gusta mucho esa posición, la que ocupaba en el Sporting. Me siento muy a gusto', dijo el asturiano, que en la pretemporada parecía que iba a quedarse en el banquillo y ha acabado desplazando a Saviola.

Acosado por su urgencia europea, todo el club ha acabado cerrando filas menos Kluivert, que el domingo reivindicó más delanteros. José Ramón Alexanco, ayudante de Rexach, calificó de 'sensacional' el juego en El Sadar y el propio Rexach dijo ayer que, pese a faltar el remate, fue 'francamente bueno'. No le fue a la zaga la junta directiva: el vicepresidente Ángel Fernández acusó a los jugadores hace un año de jugar como bailarinas - 'no se puede hacer fútbol de salón'- y en Pamplona dijo que un punto es un punto y que podría ser peor.

La apuesta de Rexach, con Rivaldo en la enfermería -el Barça no ganó sin él en el curso pasado- es arriesgada. El equipo ha ganado contundencia defensiva -sólo ha recibido dos goles, y de penalti, en la Liga-, pero ha perdido su estilo y su encanto goleador: un gol en propia puerta en 180 minutos. El Fenerbhace, campeón de la Liga turca y que tiene al israelí Revivo como abanderado, lleva una estadística escalofriante: 24 partidos sin perder en casa.

Fenerbahce: Rustu; Dogan, Zoran Mirkovic, Ozat, Johnson; Misko Mirkovic, Ogun, Lazetic, Abdullah; Revivo y Rapajic.

Barcelona: Bonano; Puyol, Andersson, Christanval, Sergi; Rochemback, Xavi, Cocu; Geovanni, Kluivert y Luis Enrique.

Saviola (en el centro), en el banquillo azulgrana junto a Reina, Alfonso y Geovanni.
Saviola (en el centro), en el banquillo azulgrana junto a Reina, Alfonso y Geovanni.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS