Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La traición a la última voluntad de Julio Escobar

El Ayuntamiento de Los Molinos pretende instalar un depósito de gas en una finca legada por un vecino

Julio Escobar Cubo, vecino de Los Molinos durante muchos años, no podía imaginar la polémica que su testamento iba a desatar. Fallecido en 1994, legó al Ayuntamiento molinero una finca rústica de 7.545 metros cuadrados, conocida popularmente como Huerta del General. Pretendía el ilustre señor, escritor y caballero titular del Corpus Christi de Toledo -con cuyo hábito fue amortajado-, que el terreno quedara 'destinado por el Consistorio a parque público y, por consiguiente, al disfrute libre de sus visitantes', según reza su testamento. Pero cuál no sería la sorpresa de los vecinos al comprobar que el Ayuntamiento, gobernado por el PP, pretende introducir en ese espacio un centro de almacenamiento de gas líquido propano para garantizar el suministro al pueblo. La futura instalación ocupará 844 metros cuadrados: 424, para la instalación del depósito, y 420, para acceder al lugar. La respuesta no se hizo esperar y la asociación vecinal Entorno Los Molinos se ha opuesto con todos los recursos legales a una actuación que considera un abuso.

La asociación vecinal Entorno Los Molinos se ha opuesto con todos los recursos legales

Por otra parte, en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana del municipio se planea la construcción de 60 viviendas de protección pública con la tipología de 'residencial multifamiliar en bloque abierto'. La asociación vecinal ha pedido al Consistorio que respete la última voluntad del difunto. Para ellos 'está en juego la dignidad y buen nombre de Los Molinos'. Además, al no cumplirse la condición impuesta en el testamento, entrañaría el riesgo de que el Ayuntamiento de Arévalo (Ávila), en su calidad de heredero, exija la devolución de la finca que figura en el legado de Escobar, nacido en 1901 en esa localidad.

Escobar decidió asegurar en el testamento el cumplimiento de sus deseos. Para ello, después de explicar que la finca sería destinada a parque público, añadió: 'Lo cual será supervisado y exigido para tal destino, en el plazo más breve posible, por los albaceas'. Precisamente, uno de los albaceas es el portavoz del grupo popular, Juan Berrocal Piris, actualmente en el equipo municipal que promueve la ocupación de la finca con los depósitos de gas y con el proyecto de la futura construcción de viviendas.

Pero no sólo el PP parece estar a favor de construir viviendas en la Huerta. Realmente, la idea de construir viviendas sociales en este entorno fue del partido socialista, desbancado por una moción de censura de la alcaldía en octubre de 2000. 'Es plenamente compatible con el testamento edificar inmuebles en la finca, siempre que sean viviendas sociales', asegura Paloma Fraguas, concejal del PSOE. 'Ahora bien', apostilla, 'lo que es inadmisible es que se levante un centro de almacenamiento de propano; sería instalar una bomba de relojería en el pueblo'. El grupo socialista tenía previsto crear una pequeña granja-escuela para los niños en la finca.

La denominada 'bomba de relojería' estaría compuesta por dos depósitos de gas propano enterrados con una capacidad de 49.500 litros cada uno. El centro de almacenamiento comprende la instalación, además de los contenedores, de los equipos de trasvase, vaporización y regulación. A corto y medio plazo, los depósitos abastecerían a 1.360 viviendas y demás consumos comerciales, institucionales y pequeña industria de la zona. La totalidad del recinto estará vallada por una tela metálica de dos metros de altura.

Junto a la finca de los quebraderos de cabeza, el benefactor dejó también al pueblo molinero la finca urbana Las Angustias, que estaba unida a la llamada Casa del General. Pretendía que el Ayuntamiento construyera un museo-biblioteca de carácter público. La edil del grupo socialista recuerda cómo se catalogaron los libros y otras colecciones de Escobar (de abanicos, tinteros...).

EL PAÍS intentó ayer, sin éxito, recabar la versión del alcalde Benito de Prádena, del Partido Demócrata Español (Pade).

El 26 de junio pasado, la Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes emitió un informe en el que se decide otorgar la calificación urbanística para que Repsol pueda proceder a la instalación del depósito. A las alegaciones que presentó la asociación Entorno Los Molinos contestó la consejería que la superficie que va a ocupar el depósito de gas no impide 'la implantación del parque público o zonas verdes en el resto de la misma'.

La Consejería de Medio Ambiente indicaba en un informe del 20 de julio de 2000: 'La actuación podría ser ambientalmente viable si se respetaba la vegetación existente, sobre todo los ejemplares arbóreos'. Además indica que se revegetará con especies autóctonas y se utilizarán acabados y colores tradicionales en las casetas.

Bohemio, ilustre e ilustrado

Los vecinos no recuerdan cuándo se afincó en Los Molinos Julio Escobar Cubo. Nacido en Arévalo el 19 de enero de 1901, se casó con Sagrario Faura Álvarez de Abreu y murió el 30 de julio de 1994, sin descendientes ni ascendientes, en Los Molinos (3.000 habitantes). Hombre ilustrado e ilustre, nombrado por el cardenal Enrique y Tarancón cuando éste era primado de Toledo, caballero del Corpus Christi de Toledo, escribió algunas obras cortas. Bohemio para unos y raro para otros, mantuvo correspondencia con Azorín y Gregorio Marañón. En la finca Huerta del General, legada por Escobar al Ayuntamiento de Los Molinos, cultivaba un huerto. Cuando la fruta estaba madura, la vendía allí mismo a sus vecinos. Sentía un gran cariño por sus perros, a los que también enterró en esta finca. Su afición al coleccionismo, calificado por uno de sus vecinos, como compulsivo ('lo mismo coleccionaba abanicos, libros, que tinteros'), ha dado como fruto otro legado que también pertenece a Los Molinos. Estas colecciones están catalogadas y guardadas a la espera de que se ponga en marcha el museo biblioteca que pretendía Escobar que se construyera en otra finca que también cedió a la localidad. Las obras, se encuentran paralizadas según la concejal socialista Paloma Fraguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001

Más información