EL 'CASO PIQUÉ'

Luzón y Aranda intentaron que Vargas pidiera el cambio

El teniente fiscal del Tribunal Supremo, José María Luzón, y el jefe de Bartolomé Vargas, José Aranda, intentaron que el fiscal del caso Piqué se cambiase voluntariamente a un puesto en la Sala de lo Contencioso-administrativo o pidiese el traslado a la Sección de lo Penal que manda el fiscal Eduardo Torres-Dulce y, al no conseguirlo, se produjo el traslado forzoso, informaron fuente de la Fiscalía.

El pasado 27 de julio, tras la junta de fiscales de Sala que rechazó pedir la competencia del Supremo para imputar a Piqué, Cardenal convocó a Bartolomé Vargas a una reunión a la que asistieron Luzón y Aranda. Estos dos le mostraron un oficio dirigido a Cardenal proponiendo su traslado y le anunciaron que estaba relevado del caso Piqué. Le propusieron entonces que aceptase un cambio de destino 'voluntario'.

Más información

Vargas pidió que le dejaran pensar la cuestión hasta septiembre, una vez pasadas las vacaciones de agosto, dado que el asunto estaba muy reciente. Aranda no era partidario pero Luzón aceptó aplazarlo hasta el pasado lunes, día 4.

El lunes, Vargas se reunió con Luzón y le contestó que no quería cambiar de sección, sobre todo teniendo en cuenta que el traslado se ligaba a lo sucedido en el caso Ercros. Según las mismas fuentes, insistió en que nunca ha tenido incompatibilidades personales con Aranda, aunque hayan podido discrepar por cuestiones técnicas y jurídicas. Luzón le comunicó entonces su traslado forzoso. Fuentes de la Fiscalía General destacaron ayer que el traslado de Vargas es una 'cuestión funcional de régimen interno'.

Vargas, que llevaba siete años en la misma subsección, y que ha trabajado los últimos cuatro años con Aranda como jefe, anunció que estudiará si cabe presentar recurso contra su traslado forzoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de septiembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50