Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nobel de la Paz defiende la mediación con ETA, aunque persista la violencia

El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel manifestó ayer en San Sebastián que el Gobierno del PP 'no tiene voluntad' de solucionar el conflicto vasco porque 'las acciones de ETA, si bien son graves, no ponen en peligro todavía la seguridad del Estado, sino que afectan a vidas humanas, lo cual es controlable'. Por eso, añadió, el Ejecutivo de José María Aznar 'sólo trata el problema desde el punto de vista policial y no político'.

Pérez Esquivel, quien en 1995 actuó como mediador entre el último Gobierno socialista y ETA, participó en un curso de verano de la UPV sobre Violencia, apoyo a las víctimas y reconstrucción social, en el que defendió que el conflicto de Euskadi 'no es un problema exclusivo entre ETA y el Estado español, sino que afecta al pueblo vasco, que debe erigirse en protagonista y no quedarse como un espectador'.

Adolfo Pérez Esquivel fue muy crítico en su comparecencia ante los medios informativos con el Gobierno del PP y con su ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, por 'dejar a un lado la [vía de] mediación' que él mismo mantuvo durante 15 meses en el último tramo del mandato de Felipe González y apostar 'solamente por las vías policiales'. Pérez Esquivel también acusó al PP de elegir una estrategia errónea respecto a los presos etarras: 'Escribí una carta a Aznar para pedirle el acercamiento de los presos por razones humanitarias y de Derecho. De lo contrario, se victimiza a las familias'.

El Nobel aseguró que durante la tregua de ETA 'se perdió una gran oportunidad' para acercar posturas y solucionar el conflicto, y dejó en el aire esta afirmación: 'Si ETA declara una tregua y la otra parte no hace nada...'

Respecto a su papel como interlocutor entre la banda terrorista y el Gobierno central, afirmó que 'durante el proceso mediador se pueden producir situaciones difíciles', y citó el asesinato de Francisco Tomás y Valiente, ex presidente del Tribunal Constitucional, por parte de ETA durante las conversaciones. Pese a ello, defendió que 'la mediación debe seguir avanzando, aunque persista la violencia'.

El director del curso, el médico Carlos Martín Beristain, evitó polemizar con el Colectivo Víctimas del Terrorismo, que declinó su participación en el mismo a través de un comunicado muy crítico en el que expresaba sus discrepancias con el planteamiento general de este seminario. Martín Beristain aseguró que invitó a la portavoz de Covite, Cristina Cuesta, y, ante su negativa, extendió el ofrecimiento a cualquier miembro de esta asociación

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2001