Un vuelo a EE UU sale con 8 horas de retraso tras haber frustrado una avería el primer despegue

Los 235 pasajeros del vuelo UX0017 de la compañía Air Europa con destino a Nueva York (EE UU) partieron a la 1.00 de la madrugada de hoy tras más de ocho horas de retraso, después de un primer despegue abortado y habiendo pasado una tarde de desconcierto en el aeropuerto de Barajas. El avión, que debía despegar a las 16.40 y llegar a la ciudad estadounidense ocho horas después, sufrió primero lo que la compañía llamó un 'pequeño percance', según relataron varios pasajeros, que retrasó la salida dos horas y media, extremo que confirmó una portavoz de Air Europa.

Ese fue sólo el inicio de su odisea. 'Ha sido desesperante. Nadie nos ha informado de nada, y al principio hasta hemos pensado que todo esto tenía algo que ver con la explosión [de un coche bomba de ETA] de por la mañana', lamentaba Marcy Santiago, una de las pasajeras.

Embarcados los viajeros a las 18.55, el avión despegó y puso rumbo a Nueva York. Pero, tan sólo 20 minutos después, el capitán anunció a los pasajeros que la avería era más importante de lo que se había pensado en un principio y que debían volver al aeropuerto. Para ello era necesario, según les explicó, soltar previamente parte del queroseno que llevaba el aparato, una gran carga de combustible, preparada para un largo viaje, que habría hecho imposible el aterrizaje. El avión tardó cerca de una hora en volver a posarse sobre la pista de Barajas.

'Nos mandaron a cenar'

Una vez en las salas de espera del aeropuerto, los pasajeros tuvieron que enfrentarse no sólo a una 'exasperante' demora sino también a la falta de información por parte de la compañía, según aseguraron muchos de ellos. 'Nos dijeron que había un problema en los sistemas de refrigeración y que era necesario esperar una pieza que llegaría desde Londres en otro avión. Después nos mandaron a cenar a un restaurante y ya no supimos más', relataba a última hora de la noche María Teresa Díaz, que se disponía a pasar unos días de vacaciones en Estados Unidos.

A eso de la medianoche, un empleado de Air Europa advirtió a varios pasajeros, según contaron éstos, de que la pieza en cuestión se retrasaba y les dijo que, 'con suerte', despegarían a las 3.30. Allí había jóvenes y adultos que se habían desplazado hasta Madrid desde Alicante, Barcelona o Bilbao para pasar 'unos días de vacaciones' en EE UU, matrimonios con niños pequeños 'rendidos por el cansancio' y parejas de personas mayores, de origen español, que habían pasado un mes de en España y ahora volvían a sus hogares en Nueva York.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

María Josefina Freijomil, de 73 años, con problemas cardiacos y en silla de ruedas, recién operada de una pierna, aguantaba estoicamente junto a su esposo Franck la llegada de mejores noticias. Finalmente, éstas se presentaron: el personal de la compañía anunció que el avión partiría a la 1.00 y los 235 pasajeros se dirigieron obedientes a la sala de embarque.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS