Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Joane Somarriba, reina del Tour

La ciclista española resiste en los Alpes el ataque de la italiana Luperini y se asegura su segundo triunfo consecutivo en París

Fabiana Luperini tenía cara de mal genio al traspasar la línea de meta en la estación alpina de Vaujany. Acababa de ganar su tercera etapa en el Tour femenino y la décima en su historial, que incluye tres triunfos totales consecutivos. Pero estaba disgustada. El éxito parcial no era suficiente. Su problema no fue mirar al frente y ser la primera en divisar las cámaras de la televisión, sino hacerlo hacia atrás y ver a Joane Somarriba a cuatro segundos de ella. De esa forma, la ciclista española se había asegurado virtualmente su segundo Tour tras salvar con éxito la etapa reina.

La italiana lo ha intentado todo a lo largo de la carrera, pero siempre ha tenido a su sombra a la vasca, que ha hecho de tripas corazón y ha superado por sí misma la falta de efectivos en su equipo, el italiano Alfa Lum. La historia se repite: Luperini, Somarriba y la alemana Judith Arndt por delante o por detrás de otras compañeras de fatigas. Luperini comprobó ayer que su antigua alumna, Somarriba, le resulta ahora inalcanzable. Su reinado acabó en 1997, con su tercer Tour. Su posterior maternidad, en 1998, frenó su progresión, pero no su combatividad. Su hándicap es que Somarriba aprendió rápidamente y combinó sus condiciones físicas con su doctorado psicológico.

Al final, el Izoard se ascendió con tranquilidad. Quedaba mucho margen para aventurarse en ataques feroces. La guerra comenzó en el Lautaret. Somarriba, Luperini, Arndt, Bonanomi, Polikeviciute, Lorenzoni y Ljungskog pusieron asfalto de por medio. En el descenso se les unieron Cappellotto y Boubnenkova, compañera de Luperini. La misión de esta rusa era tirar sin desmayo en el llano para asfixiar a Somarriba. Pero ésta resistió, siempre a la rueda de Luperini.

En el Vaujany la italiana se jugó la última carta. Tiró con fuerza de su pequeño cuerpo, lo exprimió al máximo, pero Somarriba se le pegó como una lapa. Era una ascensión dura pero corta, exigente pero sufrible. Luperini trepaba con el estilo clásico de las escaladoras: ágil, elástico, suelto. Somarriba daba la sensación de ir más atrancada, padeciendo metro a metro, pero abrazada a una tenacidad indesmayable. Sólo le quedaba ese puerto para disfrutar hoy en París. Y lo subió con los riñones. Al cabo, Luperini se plegó a la evidencia y ambas convinieron irse relevando en un acuerdo que suponía la renuncia por parte de la española a disputar la victoria en la meta a la italiana.

Por detrás, Arndt, caminaba sola, incapaz de seguir el ritmo de las más fuertes. Y, más atrás, la lituana Polikevicute, eterna aspirante sin podio, sufría después de haber acariciado hace unos días un instante de gloria. Perdida en el horizonte, Longo, la reina de Francia, cargaba con una minutada en un ejercicio de humildad que la mejor ciclista de todos los tiempos sobrelleva con dificultad. El viernes, las cámaras la captaron en el momento en el que se descolgaba y no pudo por menos que mostrar su desagrado por esa, en su opinión, falta de tacto. La veterana corredora nunca ha ganado, desde luego, un premio a la simpatía.

Pero la historia estaba unos kilómetros más arriba. Allí, en la meta, cuando Luperini se rindió a la actitud de Somariba, frunció el ceño y reconoció la imposibilidad de batir a la española, que hoy paseará su maillot amarillo por la avenida Foch, de París, antes de consagrarse una vez más como la mejor.

Clasificación de la 13ª etapa (Gillestre-Vaujany, de 135,5 kilómetros): 1. F. Luperini (Edilsavino), 4h 16m 27s. 2. J. Somarriba (Alfa Lum), a 5s. 3. J. Arndt (Junkers), a 30s.

Clasificación general: 1. J. Somarriba, 39h 22m. 2. F. Luperini, a 3m 27s. 3. Arndt, a 5m 34s. 4. A. Cappellotto (Gas Sport), a 7m 23s. 5. R. Polikeviciute (Acca Due), a 8m. 6. S. Ljungskog (Mixte Aliverti), a 9m 49s. 7. S. Boubnenkova, a 12m 11s. 8. M. Lorenzini (Mixte Aliverti), a 12m 17s. 9. J. Longo (Swam), a 19m 27s. 10. R. Bonamoni (Gas Sport), a 21m 59s.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 2001