Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición cree escasos los ingresos del pacto y pide que Homs informe al Parlament en agosto

El presidente de la cámara podría decidir hoy si convoca a los diputados

El Gobierno catalán sacó ayer pecho y calificó de éxito los nuevos recursos que ha logrado del Ministerio de Hacienda al pactar la nueva financiación de la Generalitat. Espera elevar sus ingresos en 229.439 millones de pesetas el año 2006, cuando acabe el sistema de financiación. Y confía en que los 11 impuestos en los que participará desde el año que viene le proporcionen 771.992 millones adicionales en los próximos cinco años. Los ingresos adicionales previstos representan alrededor de la mitad de lo que planteó Jordi Pujol al defender un aumento de recursos de 400.000 millones al año para la Generalitat.

Los 229.439 millones que la Generalitat espera obtener en el quinto y último año del pacto suponen el 57,3% de los 400.000 millones que reclamó Pujol en noviembre de 1998, año y medio antes de que el PP lograra mayoría absoluta. En relación con los 2 billones adicionales en cinco años que debería proporcionar el sistema, los 771.992 millones anunciados ayer por el Gobierno catalán representan el 38,5%.

Estos cálculos fueron hechos públicos ayer por el conseller en cap del Gobierno catalán, Artur Mas, y el consejero de Economía, Francesc Homs. Las cifras se basan en una estimación de lo que crecerá la recaudación por impuestos. Pero aún queda por concretar con Hacienda qué capacidad tendrán las autonomías para variar el impuesto sobre los carburantes, uno de los que más recaudación aportan. La Generalitat debe decidir aún qué uso hace de la capacidad que ha recibido para decidir sobre un tercio de las deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

El Gobierno catalán exhibió estos cálculos para darse por satisfecho con el acuerdo. 'Nos porporciona más dinero, más capacidad para decidir y nos permite depender menos de las transferencias del Estado y más de los impuestos que pagan los ciudadanos', afirmó Mas. La autonomía de ingresos de la que hizo gala Mas se concreta en una cifra: el 86% de los ingresos del presupuesto catalán provendrán de impuestos -frente al 33% actual- y sólo el 14% restante de transferencias del Estado. Mas avisó de que, pese al avance logrado, su coalición (CiU) volverá a plantear una mejora de la financiación cuando venza el pacto en 2006.

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, había planteado como objetivo que la Generalitat ingresara 400.000 millones de pesetas más con el nuevo pacto de financiación. Pujol planteó este objetivo para reducir el déficit fiscal de Cataluña con el conjunto de España, que estimó entre 800.000 millones y 1,3 billones. Para ello, se puso como objetivo ingresar el 60% del IRPF y del Impuesto de Sociedades, el 50% del IVA y el 100% del resto de impuestos.

Nuevos impuestos

Lo acordado con el Ministerio de Hacienda va en la línea marcada por Pujol de ligar los ingresos de la Generalitat a los impuestos pagados en Cataluña, pero no alcanza los porcentajes previstos. La Generalitat recibirá a partir del próximo año el 33% del IRPF, el 35% del IVA, el 40% de los impuestos que gravan los carburantes, el tabaco y el alcohol y el 100% de los tributos sobre la energía y matriculación de vehículos. A ellos hay que sumar los impuestos ya transferidos de Transmisiones Patrimoniales, Sucesiones y Donaciones, Patrimonio y la tasa del juego.

Homs destacó ayer como un logro la capacidad fiscal que tendrá el Gobierno catalán sobre la mayor parte de estos impuestos. En concreto, podrá decidir sobre un tercio de las deducciones del IRPF y está en estudio que pueda aplicar un recargo en fase minorista sobre el impuesto de carburantes, uno de los que más capacidad de recaudación tiene. Sobre el IVA, la Generalitat no recibe capacidad fiscal, al tratarse de un impuesto armonizado a nivel de la Unión Europea.

El Gobierno catalán tampoco ha logrado su propósito de recibir la transferencia de la Agencia Tributaria ni la cesión del impuesto de Sociedades. Sobre la Agencia Tributaria, Homs anunció que se creará un consejo de dirección de la Agencia Tributaria en el que las comunidades tendrán seis de sus 12 miembros. En Cataluña se creará un consejo en el que la Generalitat tendrá tres representantes de los seis que formarán este órgano, que estará presidido por el delegado de Hacienda en Cataluña.La oposición criticó ayer al Gobierno catalán por los resultados logrados en la negociación de la nueva financiación de la Generalitat, que calificó de escasos. Todos los grupos pidieron que el consejero de Economía, Francesc Homs, acuda al Parlament a explicar el contenido del pacto. Aunque el Parlament se encuentra de vacaciones, Homs podría comparecer ante la Diputación Permanente de la Cámara en una fecha aún no determinada de agosto para explicar el pacto de financiación. La comparecencia de Homs fue solicitada por PSC-CpC, ERC e IC-V.

El conseller en cap, Artur Mas, avanzó ayer que el Ejecutivo catalán no tiene 'ningún inconveniente' en que el consejero de Economía comparezca ante la Diputación Permanente para explicar el acuerdo a los diputados.

Homs, dispuesto a acudir

El consejero de Economía explicó ayer el acuerdo a la parte catalana de la Comisión de Valoraciones, integrada por todos los partidos representados en el Parlament. El propio consejero de Economía, que ha llevado la negociación con el Ministerio de Hacienda, se mostró dispuesto a explicar el acuerdo.

Por su parte, el presidente del Parlament, Joan Rigol, podría fijar hoy mismo la fecha de reunión de la Diputación Permanente del Parlament.

ERC había mostrado inicialmente algunas reticencias a secundar la convocatoria de esta reunión de la Diputación Permanente porque su portavoz parlamentario, Josep Huguet, consideró que era más apropiado pedir un pleno extraordinario del Parlament en septiembre para debatir el nuevo sistema.

ERC mantiene un tono muy crítico con el acuerdo de financiación. Su portavoz parlamentario afirma que el pacto 'ha sido un fracaso y no contribuye a resolver el déficit fiscal de Cataluña'. Por su parte, el diputado Jaume Oliveres, también de ERC, afirmó que el pacto de financiación resulta insuficiente para Cataluña porque 'sólo supone una mejora de 6.000 pesetas por habitante y año, por lo que no soluciona el déficit fiscal catalán'. Oliveres acusó al Gobierno catalán de haber sido 'un invitado de piedra en el acuerdo'.

IC-V, que también ha criticado el acuerdo, cargó contra el Gobierno catalán 'por no haber tenido en cuenta a la Comisión de Valoraciones, que reúne al Ejecutivo con la oposición', dijo Emili Gasch.

Duran: 'Somos efectivos'

Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió Democràtica de Catalunya -partido que gobierna la Generalitat junto con el de Jordi Pujol- defendió el pacto porque 'mejora cualitativa y cuantitativamente' la financiación de la Generalitat. 'Hemos demostrado que quienes somos efectivos somos nosotros, y no los que defienden otras propuestas que son poco reales y no tienen los pies en la tierra', afirmó Duran en referencia al sistema de concierto económico que defiende ERC.

El líder de Unió aseguró que CiU y el Gobierno de la Generalitat no reclamarán 'mañana o pasado' la revisión del nuevo sistema de financiación autonómica, aunque, al igual que Artur Mas, dejó la puerta abierta a pedir su mejora en el futuro.

El dirigente democristiano animó al Gobierno de la Generalitat a plasmar en los próximos presupuestos medidas fiscales que demuestren los avances obtenidos gracias a la nueva financiación, para que así los ciudadanos se puedan percatar de las 'mejoras logradas'. Duran Lleida criticó la postura contra el pacto que mantiene el PSC y enfatizó que los presidentes de las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE 'han aceptado con los ojos cerrados y como muy positivo este acuerdo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001