Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo de 'éxtasis' aumenta y se convierte en el psicoestimulante más extendido

Una de las principales conclusiones que extrae el Plan Nacional Sobre Drogas de la Encuesta Sobre Drogas a la Población Escolar 2000 es que el consumo de los psicoestimulantes se ha estabilizado en conjunto. Entre 1998 (cuando se realizó la encuesta anterior) y el año pasado han disminuido los consumidores habituales de cocaína, anfetaminas y alucinógenos. Sin embargo, aumentaron los de éxtasis, una droga sintética muy asociada con la diversión. Entre los psicoestimulantes, el éxtasis es la sustancia con mayor porcentaje de consumidores habituales (por tal se entiende los que dicen haber consumido en el último mes, independientemente de la cantidad ingerida). Lo son el 2,5% de los escolares entre 14 y 18 años (los chicos prácticamente duplican a las chicas). Le siguen la cocaína (2,2%) y las anfetaminas y los alucinógenos (menos del 2% en ambos casos). La diversión y la búsqueda de nuevas sensaciones se presentan como las razones determinantes para tomar los psicoestimulantes.

La edad media para iniciarse en el consumo de los psicoestimulantes ha aumentado. En el caso del éxtasis, en 1998 era de 14,8 años. El año pasado se situó en los 15,6. Una situación similar se ha producido respecto a las anfetaminas ( de 15,2 a 15,5 años), la cocaína (de 15,4 a 15,7). La misma tendencia se observa en el caso de los tranquilizantes: la edad media de comienzo de la ingesta ha pasado de los de 13,8 años a los 14,5.

La encuesta también presta atención a las sustancias volátiles (colas inhaladas). El 5,4% de los chicos y el 2,9% de las chicas dicen haberlas empleado alguna vez en su vida. El 1,8% de los primeros y el 1,1% de las segundas las han inhalado en el último mes. Las sustancias volátiles son las drogas menos empleadas.

Informados

Según este estudio, el 82% de los consultados se considera suficiente o perfectamente informados sobre las drogas, sus consecuencias y problemas asociados. Este porcentaje es más alto que en estudios anteriores.

Más de la mitad de los chavales (58%) dice haber recibido en clase información sobre los estupefacientes. Sin embargo, la principal vía de conocimiento para ellos son los medios de comunicación (66,8%) y la familia (57%). También colaboran los amigos (53,2%) y los profesores (45,6%).

En cuanto a la percepción del riesgo que entraña el consumo habitual de drogas, los estudiantes perciben la heroína (89%), la cocaína (88%) y el éxtasis (85%) como las más peligrosas. El alcohol se considera la menos nociva (sólo el 42% observa riesgos derivados de su ingesta habitual).

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, anunció que el próximo febrero, coincidiendo con la presidencia española de la UE, se celebrará en España un congreso internacional sobre el consumo abusivo de alcohol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2001