Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE IBERIA

Los pilotos piden cambios 'radicales' en la dirección de Iberia para cerrar el conflicto

La dirección de la compañía resalta que el laudo garantiza cuatro años de paz laboral

Tanto la dirección de Iberia, como la del SEPLA afirmaron ayer públicamente acatar el contenido del laudo. Sin embargo, el sindicato de pilotos, que ha convocado para hoy una asamblea, reconoció estar pensando en la posibilidad de recurrirlo. El SEPLA está ultimando los recursos contra la decisión de paralizar la flota que considera 'cierre patronal ofensivo' y contra la decision del Consejo de Ministros de establecer el procedimiento del laudo.

En una conferencia de prensa celebrada ayer tarde, Jaime Lacasa mostró su 'indignación' por considerar que se les ha hurtado el derecho a la huelga y su desconfianza en la dirección de la compañía. 'Mientras al frente de Iberia se mantengan directivos incapaces de negociar con sus trabajadores y que se permitan, incluso, realizar un cierre injustificado de la compañía para que intervenga el Gobierno, esta negociación se ha cerrado en falso', dice un comunicado hecho público por el sindicato.

Aumento del 28% En un cálculo a vuela pluma, Lacasa estimó ayer que el laudo ha establecido un incremento salarial del 28%, aproximadamente, por debajo del 24% que el SEPLA calcula que ofrecía Iberia (la compañía hablaba del 26%) y de más del 30% que el sindicato pedía. Manifestó que el árbitro ha dictado 'en equidad' y alabó los esfuerzos que, a su juicio, realizó Federico Durán para poder llegar a un acuerdo y no tener que dictar laudo.

Según el SEPLA, con el laudo los pilotos han conseguido menos de lo que pedían, pero más de lo que la empresa haya ofrecido nunca. Destacan que el laudo no elimina el piloto de relevo en los vuelos transoceánicos y que aconseja a la compañía revisar la rescisión de contrato de 26 pilotos en prácticas. En una nota a pie de pagina, el árbitro pide a la compañía esa revisión de las rescisiones de contrato 'en la medida en que estén relacionadas con el conflicto'. Iberia afirma que podrán entrar en la compañía en la medida en que Iberia vaya necesitando pilotos, 'y serán los primeros en la lista', según dijo un portavoz.

El presidente de Iberia opinó que el laudo 'pone fin a un conflicto que amenazaba con enquistarse seriamente', y permitirá 'encarar el futuro con estabilidad', ya que posibilita que la empresa pueda trabajar 'sin conflictos' en los próximos cuatro años. Xabier de Irala hizo una valoración muy positiva del laudo no sólo para la compañía, sino también para sus 'clientes, inversores y todos los ciudadanos'.

La compañía, igual que hizo el SEPLA, agradeció la labor del árbitro y el esfuerzo realizado para entender los aspectos del convenio en los que no había acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2001