Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Derechos en la cárcel

Quiero poner en conocimiento de la sociedad en general que en el Centro Penitenciario de Sevilla 2 se están vulnerando sistemáticamente derechos fundamentales y beneficios penitenciarios de la mayoría de los internos, sin fundamento ni base científica alguna, basándose sobremanera en la represión, carente de benevolencia y obviando la esencia de la Ley orgánica General de Prisiones, como es la reinserción social.

Considero, asimismo, que el juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Andalucía, con sede en Sevilla, es excesivamente crédulo con los informes del equipo técnico y su Junta de Tratamiento y obvia, por el contrario, los esfuerzos que realizamos los internos para nuestra reinserción social.

El que suscribe, por citar un ejemplo, tiene dos permisos en el Tribunal Constitucional admitidos a trámite, que en principio pudieran ser muestra inequívoca de dichas vulneraciones.

Tal actitud represiva podría estar fomentando cierta aversión y animadversión contra aquel o aquellos que, con sórdido proceder, convencieron a la Junta de Tratamiento para que me suprimieran los permisos desde abril de 2000 hasta la fecha. Esto, en lo que a mí concierne, pero, en general, va creando desasosiego, desinterés por reintegrarse en la sociedad, conviertiéndose el centro penitenciario en el primer productor de nihilistas.

Estas consideraciones genéricas respecto a la ineficacia y disfunción del C.P. Sevilla 2 han sido corroboradas públicamente por el director de un C.P. de la comunidad autónoma andaluza.

Por último, quiero decirle a la consejera de Justicia que se rumorea que, cuando sean traspasadas las competencias de Justicia del Gobierno central a la Junta, el director del C.P. Sevilla 2 puede ser nombrado director general de Prisiones de la comunidad autónoma andaluza. Sin comentarios.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2001