Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Más sobre maquis

La ligereza y la impunidad con la que determinada gente escribe en este país sorprende cada día más. No obstante eso, hay veces en las que la sorpresa desaparece ante la indignación que aquéllas producen en el lector. Es el caso, por ejemplo, de Miguel García-Posada y de su artículo Memoria del maquis, publicado en este periódico el 15 de junio pasado. Decir, como en él dice el considerado primer crítico de España, tras aludir a la desmemoria en que han estado hasta ahora los guerrilleros antifranquistas, que ' dos documentos han emergido en los últimos meses referentes al maquis: la película Silencio roto, de Montxo Armendáriz, y el libro La noche de los Cuatro Caminos, de Andrés Trapiello', supone, nada más y nada menos, que ignorar todo lo escrito y filmado antes, que es más de lo que García-Posada imagina, y, sobre todo, obviar, supongo que sin malicia (para tenerla hay que haber leído), el principal 'documento emergido' en estos últimos meses, tanto por su importancia intrínseca como por orden de aparición: Maquis. Historia de la guerrilla antifranquista, de Secundino Serrano, la primera historia nacional del maquis fuera de la tristemente célebre (por burda y por tendenciosa) del coronel de la Guardia Civil José Aguado Sánchez y que, aparte de haber vendido ya varias ediciones y de llevar en las listas de ventas varias semanas -dos datos que, al fin y al cabo, tampoco quieren decir gran cosa, salvo que García-Posada debería saber de él-, ha sido considerada por todos los expertos en el tema, incluidos los propios protagonistas supervivientes, la principal aportación al conocimiento del maquis desde la guerra civil hasta nuestros días. Pese a que, para este periódico, al menos a día de hoy, no haya merecido aún ni una sola línea crítica.

¡Cuántas veces, en los últimos tiempos, uno ha recordado aquella frase del gran Antonio Machado: 'Si cada español hablase de lo que entiende, y de nada más, habría un gran silencio que podríamos aprovechar para el estudio'!-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001