Un incendio atribuido a un petardo quema 50 hectáreas en el Garraf

El incendio que arrasó ayer 50 hectáreas en el Garraf pudo ser causado por un petardo manejado por unos niños. Agentes forestales empezaron a investigar si éste fue el origen del fuego, que movilizó a una docena de coches de bomberos. A primeras horas de la noche, el incendio estaba en vías de ser controlado.

Las primeras hipótesis apuntan a la posibilidad de que un petardo activara el fuego teniendo en cuenta los testimonios de algunos vecinos de la urbanización de Bellamar, cerca del barrio de El Poal, de Castelldefels, donde se originó el incendio pasadas las tres de la tarde. Algunos vecinos vieron a unos niños manejando material pirotécnico y oyeron el sonido de la explosión de petardos en la zona poco antes de ver las llamas. La Policía Local se trasladó a la urbanización para desalojar, como medida preventiva, a una cincuentena de personas de unos apartamentos.

Más información

El fuego, sin embargo, no llegó a representar en ningún momento una amenaza para los vecinos de esta zona y a última hora de la tarde, antes incluso de que hubiera sido extinguido, muchos de los desalojados ya habían podido volver a sus casas. El incendio se extendió con rapidez desde este punto de Castelldefels hacia la montaña, en dirección al Turó de Vallbona, en el límite con el término municipal de Sitges, en pleno parque natural del Garraf.

No es la primera vez que arde este sector boscoso. La zona del Garraf ha sufrido cuatro incendios desde 1994. El último, ocurrido en 1998, se produjo por el chispazo de una torre eléctrica en el municipio de Sant Pere de Ribes.

Las altas temperaturas y los fuegos de Sant Joan han comportado que la Generalitat pusiera en situación de riesgo alto o muy alto a 35 de las 41 comarcas catalanas. Sólo las comarcas de Alta Ribagorça, Pallars Sobirà, Cerdanya, Ripollès, Garrotxa y Val d'Aran tienen un riesgo bajo de sufrir incendios. Todos los agentes del Cuerpo de Agentes Rurales del Departamento de Medio Ambiente están en situación de vigilancia ante la aparición de cualquier foco de fuego forestal. El Departamento de Medio Ambiente ha recordado la prohibición de encender hogueras a menos de 500 metros de las zonas forestales y ha alertado de que los productos pirotécnicos deben utilizarse con la máxima prudencia.

Los vehículos de bomberos recorrerán rutas de prevención por las zonas con mayor riesgo de incendio forestal. Se han establecido patrullas del Grupo de Refuerzo de Actuaciones Forestales (GRAF) en la zona del Montnegre-Corredor, el Montseny, Cardó y Vandelles, el macizo de Montsec y Les Gavarres. Estas patrullas mantendrán informados de la evolución del riesgo de incendio a los centros de las Agrupaciones de Defensa Forestal vinculados a los parques de bomberos de Bages y Anoia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 2001.

Lo más visto en...

Top 50