Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola sale del proyecto IGCC de Muskiz por discrepancias con Repsol, su socio al 50%

Ambas empresas eran socias al 50% en la planta IGCC, que usará residuos de la refinería

Los proyectos eléctricos estratégicos vascos tuvieron ayer un socio crítico en Iberdrola. En un encuentro con la prensa, previo a la junta general de accionistas de hoy en el palacio Euskalduna de Bilbao, el nuevo consejero delegado, Ignacio Sánchez Galán, proveniente de Airtel, dio un revolcón a las iniciativas energéticas en marcha. Además de anunciar su salida del proyecto de IGCC, Iberdrola lamentó los retrasos en la puesta en marcha de las plantas de regasificación y de generación eléctrica por ciclo combinado (Bahía Bizkaia Gas y Bahía Bizkaia Electricidad) que se instalarán en el puerto de Bilbao. Galán mostró también su interés en hablar con la sociedad promotora de la central de ciclo combinado de Boroa (Amorebieta), la irlandesa ESB.

Iberdrola participa con un 25% del capital en la sociedad Bahía Bizkaia, que construye una planta regasificadora y otra de producción eléctrica por ciclo combinado (gas natural) en el Puerto de Bilbao, junto con Repsol, el Ente Vasco de la Energía (EVE) y BP-Amoco. Este proyecto supone una inversión de una inversión de más de 90.000 millones y tendrá de una potencia de generación de 800 MW. En junio del 2000 Bahía Bizkaia adjudicó las obras de construcción de ambas plantas: la regasificadora, por 35.000 millones, al consorcio formado por Babcock & Wilcox, Abengoa e Idom; y la de ciclo combinado, por 40.000 millones, al consorcio integrado por Initec, Technigaz y Sofregaz.

Las obras comenzaron en el primer trimestre de este año y se espera que estén concluidas para finales del 2003 y entren en funcionamiento en 2004. Sin embargo, este proyecto parece que está sufriendo algunos 'retrasos' que, según el vicepresidente consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, se deben a BP-Amoco. 'Estamos haciendo todo lo posible para acelerar el proceso y estar en los plazos adecuados', dijo Galán. Frente a la versión de Iberdrola, Imaz rechazó ayer que haya retrasos en el proyecto o dificultades con BP.

Por otro lado, Sánchez Galán señaló que Iberdrola tiene intención de mantener algún tipo de contacto con la compañía irlandesa ESB, promotora del proyecto Bizkaia Electricidad en el polígono Boroa de Amorebieta. 'Tenemos interés en hablar' con ESB, afirmó, sin precisar si Iberdrola está dispuesto a participar en el proyecto. El contacto con ESB se producirá, según fuentes de la eléctrica, tras una mediación del diputado general de Vizcaya, Josu Bergara, que estaría especialmente interesado en poner en contacto a las dos empresas.

El proyecto de IGCC tuvo su origen en el 'acuerdo industrial de colaboración' que Iberdrola, Repsol y Gas Natural suscribieron en enero de 1997, por el cual las tres compañías establecían un marco de colaboración para los nuevos proyectos de generación electrica en España y Latinoamérica, y de suministro de gas. En función de dicho acuerdo, en septiembre de 1998 Iberdrola y Petronor (Repsol) constituyeron la sociedad Proyectos Integrados Energéticos Muskiz SA (Piemsa), con un capital de 800 millones, para el desarrollo del proyecto de IGCC, planta que generaría electricidad a partir de la reutilización de los residuos de la refinería, con una potencia de unos 800 MW.

Relaciones enturbiadas Inicialmente, estaba previsto que esta planta pudiera entrar en funcionamiento en el 2003. Sin embargo, tras el intento fallido de OPA de Repsol sobre Iberdrola y la posterior operación que intentó realizar Gas Natural se enturbiaron las relaciones entre los socios y el acuerdo quedó relegado. Esta circunstancia afectó al proyecto de IGCC, aunque también se ralentizaron los planes debido a las dificultades para acceder a ayudas a la generación en un mercado liberalizado, dada la fuerte inversión requerida. El proyecto de IGCC cuenta con Texaco como socio tecnológico y se encontraba en la fase de ejecución de la ingeniería básica, que se encargó a Foster Wheeler. Iberdrola lleva aportados 700 millones en los estudios previos.

Según indicaron en junio del pasado año los responsables de Petronor, la multinacional Texaco estaría dispuesta a participar en el mismo con hasta en un 40% del capital. Sin embargo, hasta el momento los únicos socios del proyecto eran Petronor e Iberdrola, por lo que la retirada de Iberdrola deja a Petronor en solitario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001