Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL PREGONERO DEL BOSQUE

La proverbial seriedad de Vicente del Bosque lució a raudales en su papel de pregonero de las fiestas del municipio salmantino de Cabrerizos, donde tiene el chalé en el que pasa sus vacaciones y otros momentos de relajo paseando, como recordó, 'entre los huertos y bebiendo agua del caño', muy cerca de La Flecha, el poético huerto que acogió a fray Luis de León. El entrenador del Real Madrid, que sólo esbozó su media sonrisa cuando estuvo literalmente acosado por la chiquillería del pueblo y alrededores, invitó a niños y adolescentes a seguir la vía del deporte, 'con los valores de esfuerzo, afán de superación y sin competencia', para proclamar también que 'el deporte debe ser fin y objetivo social, porque educa, forma y entretiene'. El mucho público asistente al pregón al aire libre pudo comprobar que nadie había escrito el discurso a Del Bosque, porque los folios mecidos por la brisa a orillas del río Tormes aparecían escritos de su puño y letra. No dudó en proclamar que 'si como profesional soy madridista, como ciudadano y persona nunca voy a renunciar a mi salmantinismo'. La alcaldesa de Cabrerizos, Fátima Guerrero, entregó el título de hijo adoptivo a Vicente del Bosque y le pidió que, cuando en breve vuelva al pueblo para su estancia veraniega, acuda a un pleno de la corporación para ratificar su condición de residente distinguido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001