Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sónar arranca con aire de fiesta y gran afluencia de público

'Aportamos dosis de realidad a la música electrónica', afirman Sonic Youth

Sonic Youth, uno de los grupos estrella de este Sónar, ofreció una rueda de prensa previa a su actuación, informa Catalina Serra. 'Aportamos dosis de realidad a la música electrónica', dijeron. Reivindicaron el papel pionero de John Cage en ese género de música y anunciaron que están preparando un nuevo disco y la banda sonora de una película.

¿Sigue siendo de lo más moderno el Sónar? El inquietante debate parece estar en el aire, pero las numerosas personas que ayer por la tarde oscilaban con la música del disc jockey Varon Dandy en el Sonarvillage, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), no parecían muy angustiadas por el asunto. Menos aún la pareja que se besaba lánguidamente echada sobre el césped artificial y recreando la célebre escena de De aquí a la eternidad, pero piercing con piercing y con el mar convertido en oleadas de tecno. Dicen que hay gente que se queda en casa porque ya no encuentra moderno el Sónar. Pero si un festival que tiene como imagen este año la incontinencia urinaria de una familia bien, un festival en el que uno puede imprimir su silueta a lo Hiroshima sobre una pantalla verde bajo el relámpago de un flas y en el que cuatro hispanos enmascarados ofrecen un recital de zapatismo tecno no es moderno, pues apaga y vámonos.

Desde que el festival abrió sus puertas, a las once de la mañana, se formaron largas colas para comprar entradas. También hubo pequeñas retenciones en los pasillos de entrada, más que nada por que este año se colocan pulseritas y el proceso es algo lento. Pinchaba a las doce El Chavo y ya había gente que parecía hecha polvo. Los pisabas y no se movían; todo lo más, gruñían un poquito. Predominaban las indumentarias cómodas, pero el panorama se enfatizaba con muchas gafas negras, exiguas camisetas con lemas indescifrables, gorritas de tenis estampadas, tatuajes y hasta algun skate. Un tipo llevaba una gorra del FBI, pero como fumaba un petardo de aquí te espero nadie le ponía reparos. En una carpa se podía meter la mano en unas esferas y tocar diversas texturas -una como de higadillos- mientras se oía música. En la sección dedicada a la creación multimedia destacaban los trabajos del Desinformation, colectivo dedicado a investigar el potencial creativo del ruido eléctrico producido por la luz, incluida la de las explosiones atómicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 2001