Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CRÍTICAS

Excesos tropicales

Con la excusa de obtener jamón pata negra fuera de Extremadura, una multinacional japonesa manda a un español a un indeterminado país caribeño donde debe enfrentarse con la naturaleza, animales salvajes, narcotraficantes, guerrilleros, militares y brujería, además de con una bella nativa.

Primera película como realizador del ayudante de dirección Luis Oliveros, Pata negra está bien rodada, resuelve con habilidad los muchos problemas de su complejo rodaje y aparece como una versión hispano-cubana de Tras el corazón verde (1983), del norteamericano Robert Zemeckis, pero encierra tres graves problemas: su excesiva longitud, la inconsistencia de su guión y, sobre todo su actor protagonista, Gabino Diego, que resulta poco creíble y exagerado en su personaje.

Esto hace pensar que el debutante Luis Oliveros carece de poder de síntesis, mientras se mueve con habilidad dentro de un guión inconsistente, pero su protagonista se le escapa de las manos. Planteada como 'una comedia romántica en la que se mezclan la acción y la aventura en la selva tropical', también tiene un toque de humor que, por culpa de los excesos de Gabino Diego, lo convierte en algo diferente. Lo extraño es que no se hayan percatado ni el director, ni los productores, ni él mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 2001