Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone crea un 'comité de crisis' en Airtel para cubrir el vacío de poder

Los sindicatos atribuyen la pérdida de mercado a la falta de dirección

Airtel, que arrancó en 1995, vive en constante agitación. La situación se ha agravado con el paso a Iberdrola del consejero delegado, Ignacio Sánchez Galán, el pasado 21 de mayo, ya que su marcha coincidió con uno de los momentos críticos por la polémica sobre la concesión de más licencias, la inminente aparición de competidores sin red y el enfrentamiento con el Gobierno por la tasa radioeléctrica. Airtel, que ha recurrido la tasa, tiene que pagar unos 40.000 millones de pesetas este año.

Vodafone, que será pronto la nueva marca de Airtel, ha encargado a un cazatalentos que busque un directivo para ocupar el hueco y lleve estabilidad a la gestión. La tarea no es sencilla, habida cuenta de que el nuevo ejecutivo se va a encontrar con la estrategia perfilada -la integración del portal de Internet Navegalia en Vizzavi y el abandono de la telefonía fija-. Además, Airtel ha pasado a depender de la central de operaciones para el sur de Europa, con sede en Italia, en lugar de Londres.

Airtel reconoce que decisiones relativas al área comercial y de marketing y patrocinio o las relaciones con el regulador e incluso la convocatoria de la junta de accionistas están paralizadas hasta que se encuentre el nuevo consejero delegado.

Competir es más difícil

El tiempo pasa y la inestabilidad se agrava en beneficio de Telefónica Móviles y Amena. Al cierre del primer trimestre de 2000, Airtel acaparó un 32,4% del mercado. El pasado 31 de marzo contaba con 7,2 millones de clientes y una cuota del 28,3%, lo que suponía una pérdida de cuatro puntos porcentuales frente a los siete que ganaba Amena (4,1 millones de clientes, un 16% del total) o los tres puntos que perdía Móviles (14,24 millones, un 55,6%). Para hacer frente a la competencia, Vodafone comunicó ayer que hará una emisión de bonos por 66.550 millones de pesetas que dirigirá el BBVA. El lunes, Amena puso en marcha la búsqueda de un crédito sindicado por 398.000 millones.

'Lo queramos o no, es una realidad palpable: o clarifican qué quieren hacer con la compañía de forma inminente, o continuamos en una situación laboral bajo mínimos', afirmaba un correo electrónico difundido por los representantes sindicales entre la plantilla.

La respuesta llegó la semana pasada. Vodafone comunicó a los empleados la elección de un 'comité operativo' con los principales directivos -el financiero Philip Payne; el director de red, Ignacio Camarero, uno de los candidatos a sustituir a Sánchez Galán, y el comercial, José Pérez-Solero-. Preside el comité José M. Entrecanales (de 38 años), que sustituyó a Juan Abelló en la presidencia gracias al 6,2% de la constructora Acciona (familia Entrecanales) en Airtel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de junio de 2001