Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL MARTÍN CUENCA | DIRECTOR DE DOCUMENTAL

'No hemos querido ser objetivos, sino honestos'

A este joven realizador almeriense, profesor de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños de Cuba, le durará aún la resaca de haber ganado el premio de la sección documental a concurso del cuarto Festival de Cine Español de Málaga. Su filme, El juego de Cuba, es una emotiva historia del país caribeño a través de los testimonios de los jugadores de béisbol que quedaron en la isla o marcharon a los EE UU. Una historia de sueños, dignidad y tensión política que culmina con el partido que en 1999 disputaron en Cuba, tras 40 años, los equipos nacionales de EE UU y Cuba. Ganaron los débiles.

Pregunta. ¿Cómo ha podido realizar una película como ésta con testimonios de dos países tan enfrentados?

Respuesta. Tanto Alejandro Hernández , como yo y el resto del equipo, nos hemos dejado la piel buscando documentación en Cuba, Nueva York y Miami. Para obtener las declaraciones menos condicionadas, nunca dijimos a los de una parte que estábamos grabando en la otra. Tuvimos mucha libertad y muchas dificultades, pero rodamos como queríamos.

P. Le ha salido una película muy emotiva.

R. Primamos la emoción sobre la información. No hemos querido ser objetivos, sino honestos. Nos equivocaremos, pero lo haremos como se equivoca el corazón, que no oculta cuando ama u odia algo.

P. Pero han hecho 200 entrevistas previas ante de filmar.

R. Nos interesaban sobre todo las opiniones de los peloteros . Nos habían dicho los dirigentes que eran tipos que no sabían hablar, que no nos molestáramos en pedirles opinión. Y al final resultó que, si les dejabas, aquellas personas humildes hablaban mejor que todos los de los despachos. Porque nadie vivió el juego como ellos.

P. ¿Cuándo se quebraron los ideales de la revolución?

R. No lo sé. Ni sé si existieron siquiera. Sé que los peloteros y la gente de los sesenta se lo creyeron. Puede que hoy no tengan muchos fe en la revolución, pero también hay quien siente que aquella parte de su vida fue digna y no tienen por qué tirarla. Que cada uno juzgue.

P. ¿Qué opina del debate entre cine y documental?

R. Coincido con Javier Rioyo. El cine es siempre cine. Los métodos de la ficción y el documental son diferentes, pero al final se trata de personajes con conflictos que provocan emociones. Sólo que los documentales suelen ser críticos con la realidad. La ficción, no.

P. ¿Qué proyectos tiene ahora?

R. Un documental sobre emigrantes y una ficción con guión de Mariano Barroso para rodar en Cuba. Queremos tener una pata en el documental y otra en la ficción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001