Ibarretxe cree precisa una etapa de 'trabajo discreto' antes de ir a una mesa de partidos

Pide a los socialistas que olviden el 'regate en corto' para buscar 'acuerdos de fondo'

Ibarretxe concluyó ayer sus encuentros con los líderes políticos vascos entrevistándose con los presidentes del PNV y EA, Xabier Arzalluz y Begoña Errazti, respectivamente. Al término de la cita, el lehendakari en funciones realizó su primera comparecencia desde la noche electoral y ofreció sus conclusiones, y dijo que ha observado una coincidencia en todos sus interlocutores, que él mismo comparte: la de que se ha abierto 'un nuevo tiempo político'.

Ibarretxe cree que todavía hacen falta 'muchas horas de conversación, muchas reuniones' y mucho trabajo político discreto 'por debajo' para colocar las maltrechas relaciones en parámetros de confianza suficiente para abordar iniciativas concretas. Ibarretxe no se refirió expresamente en ningún momento a un hipotético foro para la pacificación y la normalización, pero era lo que latía tras su llamada a 'no correr más de lo que se puede'. 'Para llegar a concreciones hay que tener mucho cuidado con los movimientos que hacemos', afirmó. 'El objetivo no es correr alocadamente, sino acertar', aseveró.

Más información

El lehendakari en funciones se negó a efectuar ninguna precisión ni sobre los plazos que pueda estar barajando, ni sobre la idoneidad del Parlamento vasco como lugar para foro de una eventual mesa de partidos, como han propuesto PP y PSOE. Ambas cuestiones le parecen secundarias. Lo importante, dijo, es el contenido y los acuerdos 'de fondo'. En este sentido, y dirigido al PSE-EE, envió un mensaje: la posibilidad de crear 'espacios de colaboración' con este partido dependerá de la existencia o no de esos 'acuerdos de fondo'. Ibarretxe anunció, no obstante, que la actitud del nuevo Ejecutivo vasco será abierta hacia las propuestas de la oposición, de la que dijo esperar una actitud 'constructiva'. "Todo depende de la política que haga Ibarretxe. Si el terrorismo es la gran prioridad de su política, le apoyaremos", manifestó anoche el presidente del Ejecutivo, José María Aznar, desde Ottawa, informa Peru Egurbide.

Sobre EH, Ibarretxe ratificó la imposibilidad, ya avanzada por el portavoz del Gobierno, Josu Jon Imaz, no sólo de alcanzar acuerdos, ni siquiera puntuales, sino también de mantener 'un diálogo institucional normalizado'. El lehendakari empleará las próximas fechas en perfilar su nuevo gobierno, que anunció para mediados de julio y cuya única interrogante, señaló, es la presencia o no de IU. Hacia esta formación mantuvo todas las puertas abiertas. Así lo hizo también Arzalluz, quien recordó que los firmantes del acuerdo de Lizarra han obtenido el 60% de los votos y que IU estaba entre ellos.

Tanto Arzalluz como Errazti defendieron el diálogo 'entre todos' como vía de búsqueda de la paz. El matiz sobre la posibilidad o no del diálogo con los radicales que se observa entre Ibarretxe y los jefes de filas de la coalición PNV-EA sugiere que, pese al corte en las relaciones institucionales con EH, ambos partidos mantendrán abierta su interlocución con ésta.

Arzalluz, además, negó que en la ejecutiva de su partido se haya cuestionado la figura de Joseba Egibar como portavoz y aseguró que la continuidad de éste tanto en ese cargo como en el de portavoz parlamentario ha sido ratificada sin necesidad de votaciones.

Juan José Ibarretxe saluda a Begoña Errazti en presencia de Xabier Arzalluz, ayer, en Ajuria Anea.
Juan José Ibarretxe saluda a Begoña Errazti en presencia de Xabier Arzalluz, ayer, en Ajuria Anea.PRADIP J. PHANSE

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50