Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Alberto Díaz, 'Korda',fotógrafo

El fotógrafo cubano Alberto Korda, que alcanzó fama mundial por la fotografía que hizo a Ernesto Che Guevara en 1961 -el guerrillero argentino tocado con una boina negra con la estrella de comandante de la revolución cubana, con barba y cabellos largos y mirada desafiante- y que se sigue reproduciendo hoy en pósters y camisetas, falleció ayer a los 72 años a causa de un infarto. Su muerte ocurrió en París, donde preparaba una exposición de su obra, confirmaron en La Habana fuentes familiares.

Antes del 1 de enero de 1959, fecha en que Fidel Castro llegó al poder, Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido por Korda, tenía en La Habana un famoso estudio de publicidad y moda. Entonces empieza a trabajar en el periódico Revolución -que luego se transformó en el diario comunista Granma-, y fue como corresponsal de ese rotativo cuando hizo su foto más conocida, durante el entierro de las víctimas de La Coubre, un barco belga que explotó en el puerto de La Habana mientras descargaba armas.

Fue el 5 de marzo de 1960, en la esquina de las calles 23 y 12, junto al cementerio, y así recordaba recientemente el fotógrafo aquel día en una entrevista con este diario: 'Fue un acto muy emotivo: habían muerto 136 personas y Fidel hablaba con voz vehemente. En la tribuna, muy serios, estaban Simone de Beauvoir, Jean Paul Sartre y prácticamente todos los dirigentes de la revolución. Yo miraba la escena a través de mi Leica con un objetivo de 90 milímetros. Iba recorriendo la tribuna de izquierda a derecha y de pronto, sin esperarlo, emerge él desde atrás y mira la multitud. Me quedo impresionado, asustado y tomo la primera foto. Me doy cuenta de que la expresión de ese hombre en aquel momento es la de un auténtico Che Guevara'.

El periódico Revolución no utilizó la foto, pero años después Feltrinelli, el editor italiano, la rescató de unos archivos y la hizo mundialmente famosa.

Korda trabajo como periodista en Cuba durante años y desde hace algún tiempo viajaba por el mundo montando exposiciones de sus fotografías, que son una memoria de la revolución.

Recientemente demandó en Londres a una empresa que había utilizado su foto para hacer publicidad de una marca de vodka. Ganó el pleito y se comprometió a ceder los ingresos por los derechos a la compra de medicamentos para los niños cubanos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de mayo de 2001