Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'FENÓMENO ZARA'

Inditex se dispara en su estreno en Bolsa y alcanza un valor de 1,86 billones de pesetas

La textil gallega, propietaria de Zara, subió el 22,45% y negoció más que el resto del mercado español

Inditex, la empresa textil que agrupa a las tiendas Zara y Massimo Dutti entre otras, se estrenó ayer en Bolsa con éxito. La cotización del nuevo valor se revalorizó un 22,45% sobre el precio de colocación (14,70 euros) para cerrar a 18 euros. El valor total de la sociedad, tras este fuerte aumento, llegó a 1,86 billones de pesetas, lo que la sitúa en la séptima empresa más importante por capitalización bursátil. Amancio Ortega, fundador de la entidad y artífice de este verdadero fenómeno empresarial, siguió ayer fiel a su costumbre de pasar inadvertido y no acudió al parqué madrileño. Inditex cuenta en la actualidad con más casi 1.100 tiendas y 24.000 empleados.

El fenómeno Zara también triunfó en su estreno en Bolsa. Las acciones de Inditex (propietaria de Zara y Massimo Dutti, entre otras) subieron ayer el 22,45%, para cerrar en 18 euros (2.995 pesetas), frente a los 14,70 euros (2.446 pesetas) que pagaron los inversores por esta compañía en la colocación. Un alza que vino acompañada de una fuerte negociación, con compraventas por valor de 242.860 millones de pesetas, superiores al resto de valores de la Bolsa española, que negociaron 217.400 millones. Así, ayer cambiaron de manos 80,04 millones de acciones, el 56,6% de los títulos colocados en esta oferta (141,43 millones de títulos).

Había quedado mucho inversor insatisfecho y esa demanda oculta afloraba ayer en el bautizo bursátil de Inditex, forzando la subida del precio de la acción. En el parqué de la Bolsa de Madrid había una gran expectación por esta nueva incorporación al mercado. Así, cuando a las 11.30 se iniciaba la negociación de Inditex en presencia de su equipo directivo -salvedad hecha de su enigmático presidente, Amancio Ortega-, la acción se colocaba en 18,52 euros (3.081 pesetas) y a los poco minutos tocaba su máximo del día en 18,60 euros (3.095 pesetas).

El consejero delegado de Inditex, José María Castellanos, que a través del teléfono móvil comunicaba a su presidente los primeros pasos del valor en Bolsa, afirmó que estaba muy emocionado por la acogida que habían dispensado los inversores al valor. 'Es una mayor responsabilidad para los directivos de la empresa. Ahora tenemos que llevar a la compañía donde todo el mundo espera: que crezca como lo ha hecho en los últimos años. El inversor ha captado que trabajamos siempre en favor del cliente, y esto ha permitido la buena acogida del valor en Bolsa'. Castellanos prevé para este año un crecimiento de un 20% en la facturación y en los beneficios de Inditex. Los beneficios superarán, pues, este año los 50.000 millones de pesetas.

En los últimos ejercicios se ha producido una transformación espectacular en este grupo empresarial gallego de origen familiar. El beneficio neto de 2000 alcanzó los 43.133 millones de pesetas, que contrastan con los 9.093 millones conseguidos sólo cinco años antes. El crecimiento, pues, ha sido espectacular. La facturación de Inditex fue el pasado ejercicio de 435.049 millones de pesetas, multiplicando casi por cuatro las cifras alcanzadas hace un lustro.

Un salto en las cifras de actividad de la compañía que se han producido con fuertes inversiones de 233.773 millones de pesetas en el periodo 1995-2000, autofinanciados casi en su totalidad. Al cierre del pasado año, la deuda neta era de 8.420 millones. Una firma con más de 1.000 tiendas en 33 países y 24.000 empleados. de sus ventas, el 48% es en España; 29% en resto de Europa; 15% en América, y el 8% en el resto del mundo.

La séptima en Bolsa

Así, Inditex pegó un fuerte salto en su capitalización. Con el precio de colocación, la propia compañía y los colocadores la valoraron en 1,52 billones de pesetas y ayer cerraba en los 1,86 billones de pesetas. Un valor bursátil que le coloca como la séptima sociedad más grande de la Bolsa española, inmediatamente por delante del Banco Popular y Unión Fenosa y sólo detrás de Telefónica, los grandes bancos, Repsol, Endesa e Iberdrola. Una candidata clarísima para incorporarse el próximo mes de junio al selectivo Ibex 35.

Pero si el estreno resultó muy favorable para el inversor, que se embolsó 549 pesetas por acción, el volumen que se negoció fue también llamativo. Se movieron 80,04 millones de acciones, lo que representa el 56,6% de los títulos que se colocaron. Hay que tener en cuenta que el tramo minorista, el más voluminoso de esta oferta, fue de 66,5 millones de acciones.

Los inversores compraron y vendieron por valor de 242.860 millones de pesetas, superando el negocio que hacía todo el resto de la Bolsa en su conjunto, que negoció 217.400 millones. Un rápido cambio de manos entre compradores y vendedores, respondiendo a la demanda insatisfecha que se había conocido en la colocación y que, de media, se situó en 30 veces las acciones ofrecidas.

Los bancos colocadores (BBVA, BSCH Investment, Morgan Stanley y Salomon Brothers) ejecutaron ayer mismo el green shoe (opción de compra reservada a ellos) por el 3,4% del capital de Inditex. Un porcentaje que les ha llevado a desembolsar 51.888 millones de pesetas y que la subida de la acción ha transformado en 63.538 millones. Este porcentaje, normalmente, lo distribuyen las entidades colocadoras entre sus clientes y rara vez se quedan con esa posición en la compañía.

El mercado, pues, dio respuesta a aquellos que buscaban una rápida ganancia con las acciones de Inditex y a aquellos otros que consideran que los 18 euros es un nivel interesante para mantener estos títulos en un horizonte de medio o largo plazo. Lógicamente, con esta subida se ha producido una relación más desfavorable entre precio y beneficio. El PER -mide las veces que en el precio se incluye el beneficio-, tomando como referencia el del pasado año, supera ya las 40 veces.

Los analistas consultados consideran que a corto plazo el valor no tiene mucho recorrido al alza, pero estiman que el fuerte crecimiento que vive la compañía lleva a que los precios actuales sean asumibles.

Las OPV recuperan pulso

El momento actual de la Bolsa, que podría calificarse como anodino, ha sido argumento para que muchas sociedades optasen por retrasar su salida al mercado. Inditex ha roto con el pesimismo que los inversores mostraban sobre estas operaciones, a tenor del mal comportamiento que sus predecesoras Iberia y Telefónica Móviles tuvieron el día de su estreno en Bolsa. Ambas compañías repitieron el precio de colocación y hoy día cotizan por debajo.

Las OPV de Recoletos o Tecnocom, realizadas a lo largo del pasado año, fueron más decepcionantes, por cuanto el inversor perdía ya el primer día de cotización oficial. La aeronáutica Gamesa, aunque con un volumen de colocación mucho más exiguo, logró una revalorización del 72,46% en octubre del pasado año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2001