Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La gran final de la Liga de Campeones | FÚTBOL

Grandes, fuertes y eficaces

El Bayern tiene más prestigio por su currículo que por su juego actual, en el que las gotas de calidad suele ponerlas Scholl

El Bayern Múnich es un equipo más prestigioso por su currículo que por su nivel de juego actual. Los muniqueses se distinguen por su fortaleza y eficacia.

- Kahn.Portero de carácter que tiende a sobreactuar, según el canon de Schumacher. Agresivo, intimidador, es uno de los líderes del equipo. No se distrae, abusa de los reflejos y dirige la defensa con mano de hierro. Portero de área pequeña por sus condiciones y porque acostumbra a protegerse con una falange de centrales cerca suyo. Limitado en el juego con el pie y cuando tiene que salir a mar abierto. O sea, en el área grande.

- Sagnol.El jugador que menos publicidad recibe en el Bayern. Ha llegado esta temporada procedente del fútbol francés y hay quien le atribuye escasos méritos para actuar como titular. Sin embargo, los hechos demuestran lo contrario. Frente al Madrid, y especialmente en el Bernabéu, fue imbatible en el lado derecho. Rápido, potente y defensa. No es el carrilero que tanto se aprecia en el fútbol alemán. Eso que sale ganando el Bayern.

- Kuffour.Su prestigio aumenta cada temporada. En algunos mentideros se le sitúa, o se le ha situado, en el Barça. Destaca en el centro de la defensa por sus condiciones físicas y por su capacidad en el juego aéreo. Marcador puro y duro. Se ofusca cuando no tiene a nadie al que perseguir o tiene que perseguirle lejos del área. Discretísimo en el uso de la pelota.

- Andersson.El hombre que dirige las operaciones desde la posición de libre. Sustituyó a Matthaus y los resultados saltan a la vista. Grande, fuerte, cabecea en las dos áreas, como Kuffour y Linke. Tiene un buen sentido de la anticipación, en buena parte porque se siente protegido por un denso sistema defensivo. Peligroso en los lanzamientos de tiros libres.

- Linke.El central alemán de toda la vida. Juega a la izquierda de Andersson y su objetivo en el fútbol es marcar al delantero. Lo hace con aplicación y poco ruido. Muy poderoso. Otro que se siente cómodo en el juego aéreo. Temible cuando acude a rematar en las jugadas a balón parado. Limitadísimo en el manejo del balón.

- Lizarazu. Como casi todos los carrileros que pierden velocidad con el paso del tiempo, ahora juega mejor que nunca. Y también defiende mejor. Antes salía corriendo con la pelota en cualquier situación, hasta en las inconvenientes. En los últimos tiempos entiende mejor el juego y sus necesidades. Difícil de rebasar en el mano a mano.

- Scholl.Una rareza entre los futbolistas alemanes de hoy, como si su sangre turca le diera el plus de creatividad que falta en la Bundesliga. Habilidoso y listo. Parte de la derecha o de la izquierda, pero hace daño cuando entra por el medio, por las zonas blandas de los rivales. Excelente tirador de faltas.

- Effenberg.Un carretón que sabe jugar al fútbol. Y muy bien. Siempre y cuando tenga la pelota en sus pies. Todo lo demás le interesa poco, porque está mayor y porque le pesan los kilos. Si maneja el partido, el Valencia sufrirá. Si se le saca de su elemento -la distribución, sobre todo en largo-, Effenberg puede ser un lastre para su equipo.

- Hargreaves.Sustituye al lesionado Jeremies como medio matraca. Hace para Effenberg lo que Vizcaíno para Schuster en el Atlético. Acude a sofocar todos los incendios, es dinámico y poco más. Y es el más inexperto del equipo.

- Salihamidzic.Un balín de ida y vuelta en ambas bandas. Suele jugar como especialista para tapar al lateral o interior más peligroso del equipo contrario. Se ocupó con éxito de Roberto Carlos. Es posible que lo haga hoy con Mendieta.

- Elber.No se le ven otras virtudes que las del cazagoles. Para eso le pagan. Delantero dinámico, intuitivo, listo para retrasarse y meter en dudas a los centrales. Intenso rematador: tira rápido y con mucha frecuencia. Y desde cualquier lado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 2001