Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU negociará con la cúpula del PP para agotar la legislatura en Cataluña

Los populares catalanes quedan al margen de las conversaciones

Los dirigentes de CiU viajarán a Madrid en busca de un balón repleto de oxígeno que el PP de Cataluña tan sólo les proporciona a cuentagotas y con peaje. En junio el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se entrevistará con el presidente del Gobierno, José María Aznar. Pero previamente habrá otros contactos entre las direcciones de CiU y del PP. Fuentes de la coalición nacionalistas informaron ayer de la celebración de una cumbre en la que participarán, por parte catalana, el secretario general de Convergència y consejero jefe del Gobierno autónomo, Artur Mas; el portavoz de CiU en el Congreso, Xavier Trias, y el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida. La representación del PP estará encabezada por el Ministro de Economía, Rodrigo Rato, el secretario general del partido, Javier Arenas, y el vicepresidente primero y ministro de Interior, Mariano Rajoy.

Los nacionalistas quieren agotar tranquilos la legislatura. Conocer de primera mano si pueden o no contar con el apoyo del Partido Popular en el Parlamento autonómico sin la incertidumbre de cada votación. Los populares catalanes están por concederles tregua hasta 2003, pero a cambio exigen que el pacto se visualice públicamente, es decir, que CiU admita su dependencia de los 12 parlamentarios del PP.

'No habrá ningún pacto firmado. Ni decálogo ni nada de nada. Tan sólo aspiramos a obtener un compromiso verbal en firme', apuntó ayer un máximo dirigente de la coalición. Pero los nacionalistas disponen de un único argumento para convercer al PP, y es que la inestabilidad política en Cataluña tan sólo beneficia a los socialistas de Pasqual Maragall.

Ayer, Artur Mas se mostró dispuesto a alcanzar un pacto sin papeles con el PP en Cataluña a partir de septiembre, pero lo condicionó al resultado de las negociaciones sobre financiación autonómica. No obstante, Mas dijo sentirse optimista sobre su desenlace.

Por su parte, el dirigente del PSC, Pasqual Maragall, pidió ayer a Jordi Pujol que, por el 'interés de Cataluña', rompa su alianza con el Partido Popular ya que cree que su subordinación a José María Aznar provoca una inacción en el Gobierno catalán y también una involución autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2001