Reportaje:

Padres de discapacitados psíquicos denuncian la falta de centros públicos

Los padres denuncian la falta de plazas en centros de día y residencias para atender a los pacientes

Emilio Plasencia es un joven alicantino de 23 años afectado de síndrome de Down severo; sin embargo, a efectos administrativos, Emilio es sólo un número más que engrosa desde hace dos años la lista de espera para su internamiento en una residencia para discapacitados psíquicos. Su madre, Carmen García, de 42 años, vive un calvario desde que cursó la solicitud para matricular a su hijo en una residencia. Carcía critica la pasividad de la Administración a la hora atender las demandas de este colectivo, destinado a cuidar las 24 horas del día a su pariente disminuído.

Ante la ausencia de plazas en centros de la provincia de Alicante, la Consejería de Bienestar Social emplazó a Carmen a internar a su hijo en un centro privado de Hellín (Albacete), donde sí las había. La propuesta fue rechazada por la familia de Emilio. 'Es inconcebible, me obligan a alejarme de mi hijo', lamenta García.

Pero el caso de Emilio no es aislado. David Balaguer, de 22 años y natural de Alicante, padece un trastorno psíquico severo. Tres años después de que sus padres solicitaran una plaza en la residencia C. A. M. P. Santa Faz, en el Cabo de las Huertas de la Playa de San Juan, David continúa en el domicilio familiar.

La falta de previsión por parte de la Consejería de Bienestar Social en materia de atención integral a los discapacitados psíquicos ha propiciado la aparición de listas de espera para optar a una plaza de las ofertadas por residencias y centros de día de la Comunidad Valenciana, instalaciones que acogen a discapacitados psíquicos o físicos graves mayores de 16 años.

Para la Federación de Asociaciones Pro Personas con Discapacidades Psíquicas de la Comunidad Valenciana (Fecova), este problema radica en la inexistencia de un censo que detalle el número de personas con trastornos psíquicos, y anticiparse así a un problema que, según esta federación, podría agravarse en los próximos años.

Los avances de la medicina ha permitido en los últimos años que la esperanza de vida de las personas afectadas con una discapacidad psíquica profunda o deficiencia física grave se prologue, en muchos casos, hasta la vejez. Esta circunstancia ha originado que la Comunidad Valenciana, con 35 residencias y 20 centros de día, sea incapaz de atender en la actualidad a un 'importante' número de discapacitados graves existente en la región, alerta el vicepresidente de Fecova.

En la actualidad, la Comunidad Valenciana dispone de 35 residencias -18 en Valencia con un total de 603 plazas; 10 en Alicante con 403; y 7 con 197 en Castellón-. Estas instalaciones sirven como viviendas estables a personas discapacitadas que no pueden satisfacer sus necesidades por otros medios. Los beneficiarios son: discapacitados psíquicos adultos con autonomía limitada, discapacitados psíquicos profundos y discapacitados físicos gravemente afectados.

Los 20 centros de día se distribuyen 9 en Valencia; 7, en Alicante; y 4, en Castellón. Esta red asistencial se completa con 131 centros más, entre ocupacionales, residencias, viviendas tuteladas y centros de estimulación precoz que ofertan 5.905 plazas [3.044 Valencia, 1.935 en Alicante y 745 en Castellón].

Sin embargo, padres y familiares de discapacitados psíquicos de la Comunidad Valenciana demandan la creación de más residencias y de centros de día, que atiendan a los afectados con el fin de 'poder continuar con sus obligaciones laborales, y hacer más soportable' la vida cotidiana de los cuidadores, resume el vicepresidente de Fecova, Juan José García.

Carmen con su hijo Emi, en su casa en Sant Vicent del Raspeig.
Carmen con su hijo Emi, en su casa en Sant Vicent del Raspeig.PEP GARCIA

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50