Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

A los críticos de Esquerra Unida

La brecha abierta hace unos días tras la expulsión temporal de dos militantes de Esquerra Unida críticos ha abierto una nueva espiral de desencuentros y descalificaciones que ha provocado el anuncio del pase al grupo Mixto de uno de los dos concejales de EU en Valencia, Manolo Ibáñez. Desde el punto de vista organizativo y de funcionamiento, que una simple petición de información contable se haya pretendido zanjar con sanciones disciplinarias implica al menos dos cosas. Constituye una ilustración clarísima del grado de prepotencia y de sectarismo de la actual dirección comarcal, y constituye un ejemplo más de la descomposición y del déficit democrático de una fuerza política que, paralelamente a su institucionalización y actual giro electoralista, evidencia carecer de transparencia y del mínimo respeto a la pluralidad democráticas.

En este contexto de quiebra democrática consumada y de justificada falta de confianza política hacia la actual dirección hay que situar el anuncio de pase al grupo mixto de uno de los concejales del Ayuntamiento de Valencia. Sin embargo, reconocer estas circunstancias políticas y organizativas no significa, en absoluto, avalar el transfuguismo político de un cargo público de EU y persona significada del sector crítico. Por razones de coherencia política e ideológica, no se puede respaldar la decisión tomada por este tránsfuga y por las personas que puedan acompañarle. Jamás se puede justificar una flagrante vulneración de principios con otra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001