Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia contrata a una empresa más rápida para reflotar el 'Kursk'

El submarino nuclear Kursk, que se hundió el verano pasado sin que se salvara ninguno de sus 118 tripulantes, será sacado del fondo del mar de Barents este año. Rusia firmó ayer un contrato con la firma holandesa Mammoet, que será la encargada de realizar la delicada operación. Los trabajos para reflotar el sumergible, que se encuentra a 108 metros de profundidad, comenzarán a mediados de julio y terminarán en septiembre. Costarán cerca de 70 millones de dólares.

El Kremlin había negociado con un consorcio de firmas extranjeras para sacar al Kursk, pero inesperadamente anunció que no firmaría ese contrato. La razón, según explicó el viceprimer ministro responsable de la Industria Militar, Ígor Klebánov, se debe a que el consorcio aseguraba que no podía reflotar el submarino antes del verano de 2002, mientras que el presidente Vladímir Putin había prometido a los familiares de los tripulantes que la operación se realizaría este año. Otra de las razones por las que los rusos prefirieron a Mammoet son las condiciones económicas: el consorcio exigía el pago previo de los trabajos, mientras que la firma holandesa se contentó con que el Gobierno ruso lo garantizara. Tampoco se han dado detalles de cómo la firma holandesa piensa sacar al Kursk.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001