Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Zapatero critica la intransigencia de Aznar y reclama diálogo entre PNV y PP

Señala que los socialistas deben forzar la unidad de populares y nacionalistas contra el terrorismo

'A cada paso que dé el PNV en favor de la unidad de los demócratas, el PSOE debe dar otro y obligar al PP a que también lo dé', señaló el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Tan sólo tres de los 30 socialistas que intervinieron defendieron la posibilidad a medio plazo de que el PSE pueda colaborar con el Gobierno del PNV siempre que éstos renuncien a cualquier acuerdo o lazo con Euskal Herritarrok (EH).

Los 240 miembros del Comité Federal estuvieron reunidos ayer para analizar las elecciones en el País Vasco y fijar la política que ahora deben llevar los socialistas en el nuevo Parlamento. El líder del PSOE, en su primera intervención, se colocó de parapeto del Partido Socialista de Euskadi y de su secretario general, Nicolás Redondo Terreros, por si hubiera alguna tentación de hacerles algún reproche. 'Si ha habido algún error en el País Vasco sitúese completamente en esta dirección federal y en absoluto en el Partido Socialista de Euskadi', dijo Zapatero. Y surtió efecto.

Las intervenciones comenzaron con muestras de solidaridad y reconocimiento al 'sufrimiento' de los socialistas vascos por tener el coraje de hacer política en un contexto en el que sus vidas corren peligro.

Los reproches respecto a un excesivo seguidismo del PP en la campaña vasca, que algunos airearon en días pasados, no se mencionaron directamente, sino que se reconvirtieron en una llamada a que el PSE tuviera a partir de ahora una voz propia y diferenciada, y siempre dispuesto a colaborar con el PNV si rompe con EH. Las críticas al PP se sucedieron sin pausa y cargando contra la estrategia de José María Aznar y Jaime Mayor, tanto por su campaña como por sus primeras reacciones. Estos reproches movieron a Zapatero a llamar la atención sobre la inoportunidad y el error que supondría cargar ahora todas las tintas sobre el PP. 'A cada paso que dé el PNV, el PSOE debe dar otro y obligar al PP a que también lo dé', señaló Zapatero, según informaron distintos asistentes a la reunión celebrada a puerta cerrada. Del debate salió claramente fijado el mantenimiento sin reservas del pacto por las libertades y contra el terrorismo suscrito con el PP. La incertidumbre sobre una posible ruptura del pacto quedó asi descartada y tampoco tomó cuerpo la posibilidad de que el PSE entre en el próximo Gobierno vasco. Zapatero ni lo mencionó. Manuel de la Rocha, de la corriente Izquierda Socialista; Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta de Extremadura; y Pasqual Maragall, presidente del PSC, defendieron esta posibilidad 'de futuro', pero antes tienen que pasar otras muchas cosas en las que todos coincidieron y que tienen que ver con la formación de una mesa o un foro en la que se reúnan los partidos democráticos, con el objetivo de luchar juntos contra el terrorismo. El líder del PSOE puso tres condiciones para participar en este foro: el PNV no puede establecer ningún acuerdo con EH y, por tanto, debe renunciar al Pacto de Lizarra 'de una u otra manera'. En segundo lugar, no pueden existir instituciones paralelas a las estatutarias, en clara referencia a la asamblea de municipios vascos. Por último, en la agenda de ese foro o mesa no puede plantearse que el fin de la violencia se condicione a 'un cambio en la situación política'.

A esas condiciones contestó ayer el ministro portavoz, Pío Cabanillas: 'No aporta nada nuevo y ya las asume el Gobierno'. Cabanillas anunció que Aznar estaba dispuesto a recibir al lehendakari, Juan José Ibarretxe, después de que forme Gobierno.

El secretario general del PP, Javier Arenas, recordó ayer que el pacto antiterrorista firmado con el PSOE tiene vigencia 'hasta el fin de ETA'. Arenas pidió a Ibarretxe que aproveche la oportunidad que le han dado las urnas para llevar al PNV de nuevo al camino del Estatuto y del 'aislamiento de EH'.

Ibarretxe se mostró muy escéptico respecto a la posibilidad de alcanzar acuerdos con el presidente del Gobierno. 'Aznar no escucha la voluntad de los vascos. Es un error monumental administrar las derrotas con soberbia', declaró a Catalunya Radio. El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, apostilló: 'Aznar está enquistado en un concepto de España que no quiere ceder. No quiere dar oportunidad a formulaciones democráticas como las que se le presentan'.

Distensión

En el Comité Federal del PSOE se levantaron todo tipo de resquemores en cuanto a la actitud de Aznar por mostrarse cerrado a abrir una etapa de distensión en el País Vasco y considerar que dado el avance de su partido sólo queda esperar a las siguientes elecciones. 'No podemos esperar cuatro años para poner las bases de la convivencia y los medios para terminar con la violencia', señaló Zapatero, que, según algunos asistentes al Comité Federal, atribuyó 'las expresiones agresivas de Aznar a su declive político'. El vicepresidente primero, Mariano Rajoy, replicó que el PP 'está dispuesto a hablar pero sin romper las reglas del juego'.

El candidato Nicolás Redondo aseguró que el pacto antiterrorista con el PP 'fue, es y será bueno' y pidió que no se aísle al PP sino que se le atraiga a la unidad democrática. Redondo deseó que 'Ibarretxe conduzca el autobús por el marco de la convivencia de todos'. El único aplauso se lo llevó el diputado vasco Ramón Jáuregui, que animó a su partido para 'forzar al PP y al PNV' hacia la unidad democrática y atribuyó al PSOE una función 'de centralidad' recuperando la tradición de cien años de colaboración con el nacionalismo. Jáuregui aseguró que lo primero eran las víctimas y elogió el papel de los intelectuales en defensa de la libertad, pero apostilló que 'la política la deben hacer los políticos'. El senador Javier Rojo quiere creer a Ibarretxe, pero recordó que 'ha mentido mucho'. La alcaldesa de Lasarte, Ana Urchueguía, se refirió al sufrimiento de los concejales y alcaldes socialistas y se mostró decepcionada por los resultados del domingo. 'Yo no creo a Ibarretxe', confesó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001