Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EUSKADI

Aznar dice que la sociedad vasca "no estaba madura" para el cambio

El jefe del Ejecutivo ha intervenido en la convención regional del PP de Aragón en la que se ha presentado como presidente a Gustavo Alcalde en sustitución de Manuel Giménez Abad, asesinado por ETA

No obstante, ha vaticinado que esa "alternativa de la libertad" será mayoritaria "en su momento, como ha estado a punto de serlo, según Aznar.

El presidente de Gobierno ha hecho estas consideraciones en la Convención regional del PP de Aragón celebrada en Zaragoza y en la que se ha presentado a Gustavo Alcalde como nuevo presidente de esta formación política en la Comunidad Autónoma en sustitución de Manuel Giménez Abad, asesinado por ETA el pasado día 6 y al que se rindió hoy un homenaje.

El jefe del Ejecutivo ha reconocido que el PP no ha conseguido su objetivo en los comicios vascos y ha interpretado que puede haberse debido a que, "como ocurrió en 1993" -en alusión a la victoria del PSOE en las elecciones generales de ese año cuando el PP esperaba llegar al Gobierno-, la situación "no estaba lo suficientemente madura -ha dicho-para recibir nuestro mensaje de cambio".

Aznar se ha lamentado que "haya veletas más firmes que las convicciones que tienen algunos que circulan por la vida española", citando una serie de prioridades tras los resultados de los comicios vascos, entre las que ha situado la ratificación, por parte de su partido, de los acuerdos con el PSOE.

En alusión a los socialistas Aznar ha lanzado un mensaje para que todo el mundo hablara con la misma claridad que él y no haya lugar a confusión. En este sentido ha expresado su confianza para que todos tengan el "suficiente coraje" para sacar consecuencias de "coherencia y responsabilidad" tras los comicios y ha insistido en la necesidad de que "no se establezcan elementos de confusión y no se haga de los puntos de encuentro, puntos de desencuentro.

"No dar ni un paso atrás"

Aznar ha situado como primera obligación la de "no dar ni un paso atrás" y ha instado a los compañeros del PP a continuar en País Vasco, sabiendo que tienen el respaldo del partido y del Gobierno.

Otras de las prioridades que el jefe del Ejecutivo ha remarcado han sido el "deber de lealtad" con los 575.000 votantes del PP y del PSOE, seguir comprometidos en toda España con la situación en el País Vasco y exigir responsabilidad al PNV como partido ganador de los comicios.

Aznar ha recordado que el lehendakari Juan José Ibarretxe debe cumplir su palabra de no llegar a ningún acuerdo con "los cómplices del terror", afrontar con toda contundencia el terrorismo y garantizar los derechos y libertades de los vascos que se sientan en peligro.

Aznar ha advertido que su partido no va a "entrar en el juego" de que unos dirigentes del PNV desempeñen el papel de "buenos" y otros el de "malos", porque lo que importan, para el presidente, son "los contenidos".

Por su parte, el presidente del grupo de CiU en el Congreso de los Diputados, Xavier Trias, ha calificado de "penosas" las declaraciones del presidente del Gobierno. "Yo no se quien puede dar certificados de madurez", ha dicho Trias, que cree que el PP y el PSOE han equivocado su estrategia electoral "criminalizando" al PNV, aunque ha añadido que los nacionalistas vascos deberían haber dado más apoyo a las víctimas del terrorismo.

Trias, que estaba en Lérida cuando ha realizado estas declaraciones, ha dicho que el PSOE "todavía ha tenido un papel más patético que el PP" porque alinearse con el Partido Popular "ha sido un desastre". Trias también ha dicho que CiU no renuncia a la colaboración con el PP, aunque sin desviarse de la ideología que defiende el partido nacionalista catalán.