Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde popular de Rincón desafía a su partido y a Obras Públicas en la defensa de su gestión urbanística

El alcalde de la localidad malagueña de Rincón de la Victoria, José María Gómez Muñoz (PP), ha decidido hacer oídos sordos a las críticas a su gestión urbanística; tanto a las que vienen de su propia casa -cinco de los ocho concejales del grupo municipal del PP se han desmarcado de él en varios asuntos-, como a las que proceden de la Consejería de Obras Públicas de la Junta, pendiente aún de decidir si renueva al ayuntamiento las competencias urbanísticas.

La noche del pasado lunes se celebró en Rincón un pleno municipal donde se votaban cuatro puntos sensibles. Dos de ellos se referían a sendas mociones presentadas respectivamente por el grupo socialista y por el popular, en las que se pedía la personación del ayuntamiento como acusación particular en el caso de la agresión que sufrieron cuatro vecinos a manos de vigilantes de una obra de la constructora Nevot cuya paralización había decretado el alcalde.

Este incidente, ocurrido el Miércoles Santo, salpicó al primer teniente de alcalde del pueblo, José Francisco Ruiz Montes; andalucista y socio de gobierno de Gómez Muñoz, quien es dueño de la empresa de electricidad contratada por Nevot para la obra paralizada. Ruiz Montes abandonó la sesión plenaria antes de que se votara el punto alegando problemas de salud.

Sin embargo, y pese a la ausencia de Ruiz Montes, el alcalde y otros dos concejales del PP decidieron abstenerse de apoyar con sus votos la moción presentada por el presidente local del partido y concejal de Hacienda, Francisco Salado, quien anunció ayer que el comité local del PP de Rincón 'dará parte a la dirección provincial de la indisciplina de los tres ediles'.

No es el único problema que tiene Gómez Muñoz, cuyas relaciones con su partido son más que espinosas desde hace tiempo. Otros dos puntos que se aprobaron el lunes, en este caso con el respaldo de todo el grupo popular, van a ahondar sin duda las diferencias entre el equipo de gobierno de Rincón y la Junta, que hace unos meses decidió aplazar la renovación de competencias urbanísticas al ayuntamiento.

En estas dos mociones se trataba de que el pleno se pronunciase sobre la competencia del ayuntamiento para llevar a cabo dos modificaciones de elementos rechazadas por la Comisión Provincial de Urbanismo y que se plantearon antes de que el ayuntamiento perdiese la capacidad para tomar este tipo de decisiones.

Ambos puntos obtuvieron la mayoría necesaria, pero el portavoz del PSOE, José Domínguez Palma, advirtió que semejante decisión era 'nula de pleno derecho'. El delegado provincial de Obras Públicas de la Junta, Enrique Salvo Tierra, avisó el pasado viernes que, de tomar el ayuntamiento esa decisión, la Junta 'no dudaría en impugnarla', y que ese tipo de comportamiento 'dificultaría la devolución de competencias al ayuntamiento'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 2001