Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector crítico del PA de Granada da por cerrada las crisis y dice que Valenzuela seguirá como edil

La confrontación acaba en Cádiz a golpes y con denuncias ante la Guardia Civil

Hilario Aranda, portavoz de la corriente de opinión en apoyo a Jesús Valenzuela, cambió abruptamente el asunto de su conferencia informativa -'adopción de medidas a seguir con motivo de la crisis abierta en el PA'- y compareció manso e incluso feliz. 'La corriente interna', dijo, 'manifiesta su satisfacción por las negociaciones llevadas a cabo con la Ejecutiva. Hemos recibidos sendos mensajes de Rojas-Marcos y Antonio Ortega que nos han pedido precaución en las declaraciones pues la crisis puede acabar en breve'.

La principal consecuencia de feliz reencuentro era que Valenzuela 'no va a ser expulsado ni entregará su acta de concejal'. La versión oficial manejada ayer por los críticos en los apartes con los informadores es que la Comisión Nacional del PA nunca ha tenido intención de pedir a Valenzuela que dimita de su cargo.

La idea que transmitió Aranda,al que acompañaba Eugenio Aguilar, es que la implacable crítica lanzada contra el concejal ha sido inspirada por una animadversión personal y tiene una única fuente: Juan Carlos Benavides, secretario nacional de Política Municipal y enemigo declarado de Valenzuela. Benavides, en efecto, ya se enfrentó al concejal cuando resultó elegido y optó por IU y PSOE.

Sin embargo, en la rueda informativa que Benavides ofreció junto al secretario del comité local de Granada, Enrique Gil, habló en nombre de la Comisión Ejecutiva Nacional. Benavides aseguró entonces que ya había notificado al concejal el acuerdo para que renunciara a continuar en el Ayuntamiento de Granada. Sin embargo, dicha carta llegó a poder de Valenzuela a las 12,15 del lunes.

La misiva, firmada por Benavides, dice: 'La Comisión Ejecutiva Nacional ha adoptado el acuerdo de solicitarte que ponga a disposición del partido tu acta de concejal en el Ayuntamiento de Granada al haberte retirado la confianza en tu gestión como representante del PA en dichas institución'. Hilario Aranda, sin embargo, quitó cualquier validez al contenido de la carta, después de dos días de conversaciones con los máximos dirigentes del partido.

Aranda aseguró que la reunión de la comisión del PA prevista para el lunes, pero suspendida por el atentado contra el presidente del PP de Aragón, Manuel Giménez Abad, no tenía previsto tratar el problema surgido en Granada. 'No entiendo las declaraciones de Juan Carlos Benavides. La Ejecutiva Nacional tendrá que estudiar lo que ha pasado', añadió.

Crisis en Cádiz

En Cádiz la crisis abierta derivó ayer en enfrentamientos físicos entre Javier Bouzada y José Manuel Aragón, ambos miembros de la dirección provincial, y un militante de las juventudes del PA de Chiclana de la Frontera (Cádiz), Alejandro García, cuando éste intentaba entrar en la sede andalucista de su ciudad. Ambas partes presentaron ayer denuncia ante la Guardia Civil, informa Francisco José Román.

El hecho se produjo hacia las tres de la tarde después de la ejecutiva provincial del PA de Cádiz hubiese ordenado la disolución del comité local de Chiclana en respuesta a los pronunciamientos críticos realizados en las ultimas semanas por sus responsables y la creación de una gestora que se hará cargo, de manera interina, de la dirección local.

Alejandro García, que había salido a comprar unos bocadillos, se encontró a su regreso con que no podía entrar en la sede. Cuando lo intentó le llovieron los golpes lanzados contra él por Javier Bouzada y José Manuel Aragón

Contra esta versión de los hechos, los dos miembros del comité provincial mantienen que fueron ellos los que sufrieron el ataque, por lo que, a titulo personal, Bouzada presentó también una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 2001