UNIVERSIDAD

La UPV desarrolla con Fiat y Saab nuevos compuestos para piezas de automóviles

El proyecto tiene como objetivo el empleo de fibras naturales en lugar de fibra de vidrio

Tecnologías ecoeficientes y productos basados en compuestos de fibras naturales (Ecofina). Éste es el nombre del ambicioso proyecto en el que se hallan embarcados buena parte de los 27 miembros del grupo dirigido por Iñaki Mondragón. Junto a ellos, además de los dos grandes fabricantes, participan también equipos de la universidad sueca de Lulea, de la italiana de Perugia, así como el centro tecnológico Inasmet de San Sebastián y cuatro empresas, dos españolas (CELESA y FPK), una finlandesa (Finflax) y una portuguesa (AP&M).

Esta labor internacional de investigación aplicada, cuya puesta en marcha se produjo en febrero de 2000, cuenta con el aval y el apoyo financiero de la Unión Europea, que ha incluido a Ecofina dentro del selectivo programa BRITE, la 'estrella', en palabras de Mondragón, de las iniciativas comunitarias de promoción y apoyo a la Investigación y Desarrollo. 'La idea que hizo surgir Ecofina nació en 1997 en un programa Alfa en el que participamos universidades de la UE y de Suramérica. A partir de estos contactos, nos planteamos el diseño de una investigación más exhaustiva en el campo de las fibras naturales y sus posibilidades, logramos el apoyo de Saab y Fiat, y presentamos una propuesta a la comisión evaluadora del programa BRITE en Bruselas', informa.

De este modo, el grupo internacional de trabajo en el que participa el equipo de la UPV dispone hasta 2004 de una subvención de 500 millones de pesetas para la plasmación de su apuesta: la utilización de fibras naturales en la fabricación de piezas de automóvil. 'En automoción son numerosos los componentes que se crean con compuestos de plásticos, polipropilenos en concreto, y fibra de vidrio. Pretendemos sustituir en algunos de ellos la fibra de vidrio por fibras naturales obtenidas de plantas como el lino, el yute, el sisal o el cáñamo', explica el responsable del grupo de la UPV.

Múltiples ventajas

Este cambio no es, en ningún modo, arbitrario. A juicio de Mondragón, las ventajas de la fibra natural sobre la de vidrio son evidentes. A diferencia de ésta última, la manipulación de la fibra natural no crea tantos problemas y es menos abrasiva. Sin embargo, su mayor atractivo reside en la repercusión indirecta en otros sectores que traería consigo si se extendiera en el mercado automovilístico, amén de su valor como elemento acorde con la política de desarrollo sostenible que se marca desde las instituciones europeas. 'La demanda de este producto conllevaría la necesidad de un mayor número de plantaciones y, por tanto, un nuevo mercado para la agricultura. Además, por su carácter natural y, en consecuencia, biodegradable, contribuiría a la conservación de la calidad de vida sin deteriorar el entorno. Esta tendencia es la predominante en este campo. De hecho, estoy seguro de que a medio plazo, los plásticos con los que se combinarán las fibras naturales también serán biodegradables', detalla.

La aplicación de estos nuevos compuestos en algunas de las piezas de los modelos de Fiat y de Saab, que siguen el ejemplo de otras marcas como Audi, se producirá en 2004. 'Los dos primeros años los estamos dedicando a investigación básica. Después pasaremos a realizar las piezas prototipo, de ello se encargarán la empresa portuguesa AP &M y la vizcaína FPK, para presentarlas a los fabricantes', comenta.

Aunque este proyecto es uno de los más importantes que maneja el equipo de Materiales + Tecnologías de la UPV, no es el único. Son varios los campos de trabajo, tanto a nivel internacional como nacional, en los que está inmerso. A todo ello hay que añadir las más de 100 publicaciones entre libros y artículos realizadas desde 1987 por uno de los grupos de investigación más activos de la universidad pública vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de abril de 2001.