Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat aplaude que el Ayuntamiento concrete cuánto dará al Lliure y reitera que ella ya sostiene el TNC

La Generalitat reclamó ayer 'serenidad y diálogo constructivo' al Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona en un tono irritado, en respuesta a las durísimas críticas que vertieron contra ella el martes las dos instituciones locales por su posición en la crisis del Teatre Lliure. El concejal de Cultura, Ferran Mascarell, y el diputado responsable de la misma área, Joan Francesc Marco, denunciaron entonces que la Generalitat no cumple sus compromisos con el Lliure, dejación que hicieron extensible a otras muchas cuestiones de política teatral. Ayuntamiento y Diputación se han comprometido a pagar 200 millones de pesetas para hacer posible la apertura de la nueva sede del Lliure en septiembre. En una nota hecha pública ayer, el director general de Promoción Cultural, Vicenç Llorca, señaló que la Generalitat 'aplaude que, finalmente, el Ayuntamiento y la Diputación hayan concretado su aportación económica para la apertura del nuevo teatro, aunque hayan preferido hacerlo a través de los medios de comunicación y sin comunicarlo previamente a las otras instituciones'.

Llorca recalca que 'no puede tener ningún resultado positivo el ataque gratuito y no fundamentado efectuado desde posiciones más propias del partidismo político que de la responsabilidad institucional'. Y recuerda a Mascarell y Marco que el Gobierno catalán 'ejerce plenamente sus competencias y responsabilidades en el ámbito teatral'. Asimismo indica que 'el proyecto del nuevo Teatre Lliure puede ser ayudado de una manera cualificada por la Generalitat (...), pero su propuesta tiene una dimensión económica y conceptual propia de un teatro público'. En ese sentido, reitera que la Generalitat 'ya sostiene una oferta pública de carácter nacional en la ciudad de Barcelona a través del Teatre Nacional de Catalunya', al que, apunta, el Gobierno catalán destinó en 2000 para actividades 1.398 millones de pesetas. Llorca recuerda que la Generalitat aporta en 2001 al Lliure 112 millones.

Lanzado al contraataque, Llorca reclama al Ayuntamiento y la Diputación que 'clarifiquen y se pronuncien definitivamente sobre el futuro de la Ciutat del Teatre'.

La nota acaba con la indicación de que la Generalitat está abierta al diálogo. Asimismo ésta se suma a la petición del Ayuntamiento y la Diputación de que Josep Montanyès reconsidere su dimisión y continúe al frente del teatro.

El Ayuntamiento celebró ayer que la Generalitat exprese una voluntad de diálogo constructivo, 'porque eso es lo que se le reclama insistentemente desde hace meses', y aplaudió que el Gobierno catalán se sume a la petición de que Montanyès vuelva, 'teniendo en cuenta que la dimisión se produjo porque consideraba inaceptable e inviable la aportación de la Generalitat al Lliure'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2001