31ª jornada de Liga | FÚTBOL

El Barça intenta redimirse en Pamplona

Serra Ferrer se juega el cargo ante Osasuna en medio de un duelo dialéctico con Carles Rexach

Despedido de mala manera de su segundo torneo europeo en lo que va de temporada, el Barcelona comparece hoy en El Sadar (18.00, Teletaquilla) en el apogeo de una crisis que apunta directamente a un prematuro despido de Llorenç Serra Ferrer como entrenador azulgrana. Ayer, el técnico insinuó en rueda de prensa que el secretario técnico -su segundo-, Carles Rexach, intentaría ocupar su cargo a sus espaldas. Esta afirmación que encendió el escándalo en el club. Por la noche, en El Larguero, Rexach criticó a Serra: "Ha estado desafortunado".

La eliminación de la Copa de la UEFA el pasado jueves ante el Liverpool ha colmado la paciencia y la directiva ya no está dispuesta a transigir ni un minuto más pese a que su presidente Joan Gaspart fuera el máximo valedor de la continuidad del técnico, seriamente amenazada desde el mismo pitido final del partido de Anfield. El resultado de hoy en el campo de Osasuna, penúltimo clasificado, ha adquirido una enorme trascendencia para el Barcelona.

Desvanecida la posibilidad de enmendar mínimamente el desaguisado con un título en la Copa de la UEFA, la delicada situación en la Liga se hace más patente. La directiva contempla con honda preocupación la posibilidad de que el equipo no consiga uno de los objetivos básicos de cara a la próxima temporada: estar entre los cuatro primeros para ganarse el derecho a participar en la próxima edición de la Liga de Campeones. Por ahora, el Barça no está en ese cuarteto de cabeza que cierra el Mallorca. Situado a un punto del equipo mallorquín, al Barça se le exige el triunfo desde su propia directiva. Al ultimato que planea sobre Serra Ferrer hay que añadir las manifestaciones que realizó Gaspart el viernes en el sentido de que los jugadores están en deuda con la afición. Una derrota tendría algunas consecuencias tan previsibles como la sustitución de Serra Ferrer por Carles Rexach y otras menos previsibles respecto al futuro en la plantilla de determinados jugadores. "Me considero amigo de Charly pero, viendo lo que le ha pasado a algún amigo, hay que ir con cuidado...", manifestó Serra Ferrer evocando lo que por muchos fue entendido como un acto de traición de Rexach hacia Cruyff cuando éste fue destituido en mayo de 1996 y en una clara muestra de reprobación hacia Rexach por haber manifestado su predisposición a relevarlo en el banquillo.

Dice Serra Ferrer que se encuentra tranquilo, que mantiene la "ilusión" y su fe en la palabra de Gaspart, quien tras el adiós a la UEFA ratificó su confianza en el técnico por enésima vez. "Creo en el presidente mientras no se demuestre lo contrario", aseveró. "Yo nunca tiro la toalla", advirtió, al tiempo que admitía su parte de responsabilidad en la situación del equipo. "Mantengo la ilusión de ayudar a los jugadores a hacer un último esfuerzo para terminar la temporada del mejor modo posible". El Barcelona atraviesa la peor racha de resultados de la temporada: sólo ha ganado uno de sus últimos ocho partidos y estrictamente en la Liga sólo ha podido sumar siete de los últimos 18 puntos en juego. La baja de Frank De Boer obligará a Serra Ferrer a retocar de nuevo su cuarteto defensivo al que podrían regresar los dos laterales de los que prescindió en Liverpool para formar un cuarteto con Gabri, Puyol, Reiziger y Sergi.

Osasuna:(*CF*) Nuno; Yanguas, Cruchaga, Jusué, Iban Pérez; Gerardo, Alex, Lekumberri, Gancedo, Angel Luis; Iván Rosado.

Barcelona:(*CF*) Reina; Gabri, Puyol, Reiziger, Sergi; Guardiola, Cocu; Luis Enrique, Rivaldo, Overmars; y Kluivert.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de abril de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50